El desafío independentista da un paso más con la aprobación de la ley del referéndum

Puigdemont aplaude junto con sus compañeros de formación tras conseguir el visto bueno parlamentario a la norma soberanista que permitirá convocar la consulta del 1-O | toni albir (efe)
|

El pleno del Parlament aprobó ayer a las 21.32 horas la ley del referéndum con la que el Govern de Carles Puigdemont quiere convocar, organizar y celebrar una consulta sobre la independencia de Cataluña el próximo domingo 1 de octubre.

La Cámara dio luz verde a la norma con los 72 votos a favor de JxSí, la CUP y el diputado no adscrito Germá Gordó y las once abstenciones de SíQueEsPot. Nohubo votos en contra porque Cs, PSC y PP han abandonado el hemiciclo como señal de protesta contra la ley.

JxSí y la CUP sacaron adelante esta iniciativa pese a las varias advertencias que tuvieron en contra: el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió al Tribunal Constitucional que anulase la tramitación y la Fiscalía Superior de Cataluña anunción una querella contra los miembros soberanistas de la Mesa.

Tras la aprobación, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se reunión con el resto de miembros del Govern en una sala del Parlament, donde firmó a las once de la noche el decreto de convocatoria del referéndum del 1-O. Fuentes de Presidencia explicaron que el presidente tiene previsto que todos los miembros del Govern firmen el decreto de convocatoria y el decreto de medidas complementarias del 1-O.

Puigdemont también rubricó por la noche desde el Parlament la ley del referéndum tras su aprobación en la Cámara. Fuentes del Govern consultadas por Europa Press explicaron que se trata de un trámite ordinario que se realiza con todas las leyes para que sean publicadas.

Los partidarios

En cuanto al momento del debate de la norma secesionista, el líder de JxSí, Lluís Corominas, defendió la aprobación de la ley: “Hoy no termina nada, hoy empieza todo”, y aseguró que organizar este referéndum está amparado por los derechos humanos y por los derechos fundamentales de los pueblos.

La diputada de la CUP Anna Gabriel defendió que, con la aprobación de la norma, Cataluña pasa de la autonomía a la soberanía, y puso en manos del Govern la responsabilidad de culminar el trabajo: “Si asumís vuestra responsabilidad, no tengáis duda de que la gente asumirá la suya yendo a votar”.

Pese a su voto favorable, el no adscrito Germá Gordó defendió que el Govern y las instituciones continúen dialogando con el Estado “para llegar a un acuerdo”, y pidió que se cambie la pregunta del referéndum para que no incluya el término “república”.

Los detractores

La líder de Cs, Inés Arrimadas, acusó a JxSí y la CUP de poner en riesgo la autonomía de Cataluña y les ha afeado: “Han pisoteado los derechos de una mayoría de ciudadanos representados en la oposición. ¿Qué concepto de democracia tienen?”.

Por su parte, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, aseguró que el Estatut es “la primera víctima” de la ley del referéndum porque supone un ataque directo a la legalidad catalana actual, y alertó de que la norma que da amparo legal a la consulta pone en riesgo la unidad civil en Cataluña.

Mientras, el líder de SíQueEsPot, Lluís Rabell, defendió su abstención por la actitud del Gobierno del PP ante la demanda del referéndum, pero alertó de que JxSí y la CUP han asestado el “golpe más grave a la democracia desde el restablecimiento de la Generalitat” por cómo han tramitado la iniciativa.

Por último, el líder del PP, García Albiol, negó cualquier validez a lo que aprobó la Cámara: “Todos ustedes saben que esta ley no entrará en vigor jamás y que el referéndum no se celebrará porque es un ataque a la democracia”.

El desafío independentista da un paso más con la aprobación de la ley del referéndum