Asalto a Wurzburg

Copia (2) de Diario de Ferrol-2017-10-22-001-407ffc68
|

Wurzburg es una auténtica catedral del baloncesto femenino español. Una cancha blindada  de la que no se escapaba una victoria en liga regular desde hacía más de tres años –15 de octubre de 2014–. Un templo en el que el Star Center Uni Ferrol logró ayer la que probablemente sea la victoria más lustrosa de su trayectoria al doblegar al campeón de liga y uno de los grandes colosos europeos, el Perfumerías Avenida. En los últimos meses, se ha escrito ya en demasiadas ocasiones que el Uni ha hecho historia, pero hoy es necesario proclamarlo de nuevo.

Por presupuesto, plantilla y potencial, lo que sucedió desafía la lógica baloncestística, pero si algo se le da bien a este equipo es rebelarse contra lo imposible.

Muchos podrán esgrimir que el Perfumerías Avenida no tuvo su día. Probablemente. Que le pasó factura física y mental su brillante victoria del miércoles ante el Ekaterinburgo. Seguro. Pero lo que nadie podrá negar es que cualquiera de sus jugadoras, incluso a medio gas, resulta letal.

Ni eso ni que Lino López volvió a sacar de la chistera el plan de partido perfecto y sus pupilas lo ejecutaron con fe ciega hasta las últimas consecuencias. Un plan que recogía, por ejemplo, incomodar al Perfumerías Avenida con una defensa de ajustes que se le atragantó al equipo de Miguel Ángel Ortega, incapaz de encontrar la regularidad ofensiva necesaria para llevar la iniciativa. Dejar al mejor ataque de la liga –una media superior a los 76 puntos– en solo 50 fue el primer mérito del Star Center Uni Ferrol.

Algo posible solo gracias a la solidaridad –el tesoro de los modestos– que desprende el juego de las ferrolanas. Ayudas en defensa, ayudas en el rebote y sacrificios en ambas zonas. Si las nuevas no lo tenían claro antes de llegar, no han tardado nada en interiorizar que de eso va este equipo.

 

Arranque

Una Scott impecable fue la punta de lanza del conjunto ferrolano en el primer cuarto. Tres triples suyos y una canasta de dos puntos permitieron a su equipo mirar de tú a tú al campeón. Los 13 primeros puntos del equipo departamental fueron suyos.

Cuando uno tiene enfrente a un conjunto del talento del Avenida, que no te noquee en el primer asalto es ya todo un éxito. Lejos de ello, el Uni Ferrol no solo se vio fresco, sino que, tras llegar 25-22 al descanso, comenzó a creer con más determinación si cabe en que estaba en el camino bueno para dar la sorpresa.

Un parcial de 2-12 –con puntos de todas las jugadoras que estaban entonces en cancha– en el arranque de la segunda parte le dio la máxima ventaja del partido (27-34), pero cinco puntos de Asurmendi lo devolvieron a la cruda realidad. Al Perfumerías Avenida no se le pueden hacer concesiones... y no las hizo. Jugó sus cartas y mantuvo su renta.

Y eso sí es meritorio. Porque el Star Center no ganó con minutos de inspiración y acierto máximo. El Star Center derrotó al campeón en la distancia corta: tomando ventaja al inicio del tercer cuarto y especulando con su renta. Incluso cuando su oponente se le echó encima, las de Lino López siguieron creyendo y confiando en que lo que estaban haciendo las llevaría al triunfo.

Lo hicieron cuando a seis minutos para el final las charras empataron a 42 y siguieron haciéndolo cuando tres minutos después mantenían su renta de un punto (46-47). Scott, Vanderwal y Prince lucieron acierto desde el perímetro y sus canastas dieron vida a un Star Center implacable en defensa.

Tanto nadar y nadar para, esta vez sí, alcanzar la orilla. Que una jugadora internacional y brillante como Nicholls no toque ni la red en un tiro libre es como una señal divina de que el milagro está cerca. La cántabra dio vida a un Star Center que exprimió sus últimas fuerzas protegiendo su aro. Nicholls no, pero Prince sí. A siete segundos para el final y con dos puntos de ventaja para las ferrolanas, a la norteamericana no le tembló la mano.

Lo dicho: Historia con mayúsculas. Pero historia que hay que seguir escribiendo. Araski espera, Esteiro espera.

Asalto a Wurzburg