Navantia reclama 1,78 millones a la CIG por la huelga de las auxiliares

|

El grupo público Navantia hizo ayer efectivo su anuncio de la pasada semana sobre la presentación de una demanda judicial contra los organizadores de la huelga de las compañías auxiliares, que ayer cumplió su décimo segunda jornada consecutiva, al iniciar en el Servicio de Mediación y Conciliación de Ferrol (SMAC) una acción judicial por la que reclama 1.780.000 euros por los daños directos causados por las protestas. Una situación que, alega la compañía, “tendrá consecuencias económicas y de destrucción de empleo durante bastantes años en la comarca”.

La CIG y el comité de huelga son los que deberán hacer frente a esta indemnización en el que caso de que la denuncie prospere jurídicamente. Navantia asegura “respetar el derecho de huelga de todos los trabajadores”, pero considera que las “actuaciones llevadas a cabo” tienen un “carácter abusivo que sobrepasa la legalidad de dicho derecho”.

Entre otros aspectos, recuerda que los piquetes y el comité de huelga impidieron el paso a los astilleros de la ría de los operarios de la compañía pública, lo que “generó un grave peligro para las instalaciones, ya que al no estar convocada la huelga no se pudieron tomar las medidas para garantizar la seguridad de las instalaciones”. En este sentido, el grupo califica de “huelga encubierta” la iniciada por los trabajadores de las firmas auxiliares al impedir el acceso de los trabajadores. “Este abuso”, argumenta Navantia”, afecta a numerosos colectivos que no se rigen por el convenio del Metal.

Navantia reclama 1,78 millones a la CIG por la huelga de las auxiliares