El comité Electrorayma advierte de la precarización de los servicios

\navantia concentración electrRayma
|

Los trabajadores de mantenimiento de Navantia Ferrol se concentraron ayer nuevamente a las puertas del astillero para exigir a la dirección de la empresa la subrogación de sus contratos, que finalizan el próximo 29 de febrero en favor de una nueva UTE de las multinacionales Ferrovial y Elinco.
El medio centenar de trabajadores de Electrorayma que ayer se dieron cita en la factoría, explicaron que su empresa no tiene capacidad para absorberlos en otras obras y que de no subrogarse sus contratos con Navantia, la mayor parte acabarían “en la calle”. Insistieron, además, que esto podría arrastrar al resto de la plantilla, formada por unos 150 trabajadores. 
Como ya han hicieron en otras ocasiones, exigieron que se aplique el mismo baremo en la contratación de empresas auxiliares que en otras factorías del grupo, como en la Bahía de Cádiz, donde el pliego contempla la subrogación de este servicio. “Con la diferencia de que aquí estamos defendiendo sueldos de 22.000 euros y allí son mucho mayores”, apuntó Roberto Montero, representante de la CIG.
Los delegados sindicales insistieron en apuntar que este no es un caso aislado dentro de Navantia, sino que se trata del plan de contratación que la firma quiere imponer en sus astilleros. “Lo que pretenden es tener al mayor número posible de empleados temporales. Gente que trabaje diez horas por 800 euros y no pueda decir ni mú”, denunciaron ayer.
 
seguridad
Aunque no se conocen los datos exactos de la oferta presentada por la nueva UTE, sí se sabe que redujo en 600.000 euros la propuesta de Electrorayma y Tecman, que ya habían bajado la suya en dos millones, previendo la importancia que tendría la oferta económica. “Estas ofertas a la baja las acabamos pagando los trabajadores”, arguyeron desde el comité.
Existe además otro riesgo, aparte de la merma salarial, y es la calidad del servicio. Los tres representantes sindicales hicieron hincapié en los peligros que entraña prestar un servicio de mantenimiento precario en unas instalaciones como las de Navantia. “Si a una grúa o a cualquier otra maquinaria no le dedicas  el mantenimiento necesario, acaba pasando factura a la larga. Y después vienen los disgustos”.
A pesar de que la situación afecta a los 65 trabajadores de la UTE Electrorayma - Tecman, el comité de esta última empresa no está secundando ninguna de estas actuaciones y, por el momento, no ha realizado ningún declaración pública. 
El comité de Navantia se reunirá hoy con los afectados para acordar que tipo de acciones reivindicativas se llevarán a cabo si finalmente no se consigue la solicitada subrogación.

El comité Electrorayma advierte de la precarización de los servicios