El Racing, de vuelta a A Malata

Juan Antonio volverá a ser una de las referencias ofensivas del cuadro verde | jorge meis
|

Vuelve a A Malata el campeonato liguero del grupo 1, después de tres partidos consecutivos a domicilio, con uno de los compromisos más difíciles que al Racing le quedan por disputar en su feudo. Porque el Alondras al que el equipo ferrolano se enfrenta esta tarde –17.00 horas– es uno de los rivales más duros que tienen que venir a la ciudad naval. Tanto por su situación clasificatoria como por la capacidad de muchos de sus jugadores, que la pasada campaña se clasificaron para la fase de ascenso a Segunda B.

Las 16 jornadas que lleva sin perder dan cuenta de la solvencia de un Racing que hace cinco fechas se aupó al liderato del grupo 1 y que pretende mantenerse en él hasta el final de la liga regular para, de esta manera, tener más opciones de conseguir el ascenso a Segunda B. La solvencia defensiva es el primer mandamiento de su planteamiento –es el equipo menos batido de toda la competición y, además, no ha encajado en sus cuatro últimos partidos en casa (lleva casi tres meses sin hacerlo)–, algo que pretende prolongar hoy.


El cuadro verde confía para ello en la capacidad de una plantilla que, aunque no es demasiado larga en cuanto a número –está formada solo por 17 jugadores–, está plagada de futbolistas de calidad, preparados para hacer frente a cualquier incidencia. Por eso, con la única baja de Sanmartín, operado recientemente de una fractura en el quinto metatarsiano de su pie izquierdo, el Racing está convencido de presentar un equipo titular lo suficientemente competitivo como para adjudicarse la victoria y, de esta forma, mantenerse una semana más al frente de la clasificación.

El Racing, de vuelta a A Malata