La Marea publicita su limpieza de A Pasaxe mientras la chatarra sigue allí

Vista del estado actual del asentamiento de A Pasaxe, que sigue siendo almacén de chatarra | quintana
|

El Gobierno local de Marea Atlántica presumió ayer de la clausura de una nueva fase en la limpieza del asentamiento de A Pasaxe. Sin embargo, se congratula de una supuesta solución a la que no se ha llegado por completo porque al ver de cerca el asentamiento se puede observar perfectamente que las personas que allí vivían lo siguen empleando como almacén para la chatarra, que es su medio de vida.

El concejal de Regeneración Urbana y Derecho a la Vivienda, Xiao Varela, anunció ayer que se ha completado la tercera fase del proceso de limpieza del poblado en el marco del Plan de Acceso a un Hábitat Digno que se creó para las familias que allí residían. En las últimas semanas se recogieron en el entorno 492 toneladas de residuos, y además se desmantelaron dos nuevas construcciones desocupadas.

En total, desde que se inició el proceso, se realojaron 11 familias y se eliminaron 17 edificaciones –entre infraviviendas y galpones–, retirando 5.332 toneladas de basura. Para Varela el plan municipal “opera de forma transversal e interdisciplinar para atopar solucións habitacionais duradeiras para as persoas residentes nos asentamentos precarios da cidade, á vez que traballa con elas no eido educativo, laboral e sanitario, de cara á súa inserción socio-laboral e participación nas actividades da vida cotiá”.

Sin embargo, esa búsqueda de nuevas salidas en el mercado de trabajo no se está plasmando del todo, al igual que la limpieza de los terrenos no es completa. En la zona todavía descansan muchos materiales considerados chatarra, con cuya gestión los exchabolistas ganan dinero para vivir. Ante la falta de un lugar al que trasladar esas pertenencias, las familias mantienen su centro de operaciones laboral en A Pasaxe aunque se hayan mudado a unos pisos. Cuando comenzó el derribo de la nave de La Toja y el resto de construcciones los afectados se mostraron reacios a abandonar la zona por esa cuestión.

En el poblado tienen espacio gratuito para almacenar los elementos metálicos, mientras que alquilar una nave les costaría un dinero del que, en la mayoría de los casos, no disponen.

“En este trabajo, hay que esperar a que suba el precio del metal para venderlo”, explicaba en agosto uno de los afectados. Ajenos a esta circunstancia, desde el Consistorio insistieron en el éxito del trabajo social desarrollado. “Cremos que é necesario que estas accións de limpeza vaian ademais vinculadas á iniciativas de economía social de xestión dos residuos”, agregó la edil de Medio Ambiente, María García.

La Marea publicita su limpieza de A Pasaxe mientras la chatarra sigue allí