El precio de los informes técnicos superará los 300 euros por edificio

Inspeción Técnica de Edificios
|

Los informes de evaluación de edificios que la ley requiere en los edificios de más de cincuenta años o en aquellos casos en los que los titulares soliciten ayudas públicas para realizar tareas de conservación, accesibilidad o eficiencia energética costarán, como mínimo, entre 300 y 400 euros (más IVA), dependiendo del caso. El presidente de la delegación ferrolana del Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia, Ramón Montero, explicó que, en una situación de mercado libre, los arquitectos y arquitectos técnicos –profesionales que deben emitir el documento– pueden establecer los honorarios pertinentes, que suelen rondar esas cifras, y en los que en algunos casos, a mayores, hay que añadir un coeficiente en función de la superficie y la complejidad del inmueble.
La ordenanza de Inspección Técnica de Edificios de la ciudad obliga a presentar en el plazo máximo de un mes esos informes a los titulares de los edificios afectados. El concejal de Urbanismo, Guillermo Evia, explicó que el tiempo estipulado empezará a contar en el momento en que los propietarios reciban una carta que se les enviará desde el Concello a sus domicilios.
El listado de las viviendas afectadas permanece expuesto en la tercera planta de Urbanismo. La ITE es obligatoria, según se indicó desde el gobierno local, en edificios residenciales  catalogados o emplazados en un Área de Rehabilitación Integral, como es el caso de los existentes en Ferrol Vello, A Magdalena, A Graña y Esteiro, excepto aquellos con un expediente de ruinas o declarados ruinosos mediante una resolución firme. El documento evaluará la adecuación de los inmuebles a las condiciones de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato y determinará, en caso de ser necesario, las obras a realizar para mantenerlos en el estado legalmente exigible.
Un técnico cualificado se encarga en estos casos de realizar un “análisis visual” del inmueble, comprobando el estado de las diferentes instalaciones, si existen grietas, etc. y también revisando el estado de las reparaciones que se hayan realizado en la vivienda, en el caso de que se hubiesen ejecutado. Si los profesionales sospechan de la existencia de algún problema que necesite un análisis más minucioso pueden requerir un ensayo adicional –por ejemplo si se detectan grietas–, tal y como explicó Ramón Montero. El documento tendrá una validez de diez años.
El presidente de la delegación ferrolana del COAG valoró la aplicación de la normativa que contribuirá, destacó, a la conservación del patrimonio de la ciudad. Además, Montero recordó que en el año 2009 el COAG firmó un convenio con el Ayuntamiento –durante el mandato de Irisarri– para que las inspecciones se realizasen con cargo a una bolsa de trabajo del Colegio. En ciudades como Ourense este tipo de acuerdos están en vigor si bien, por el momento, se desconoce si el equipo de Rey Varela prevé llegar a algún tipo de convenio similar.

sanciones
En aquellos casos en los que no se presente el informe técnico, los propietarios incurrirán en un incumplimiento de la ITE y se dará un plazo a mayores de seis meses para entregarlo, si bien se apercibirá su ejecución forzosa mediante la imposición de multas coercitivas de 600 euros. Estas podrán reiterarse cada seis meses, en caso de que no se cumpla la normativa vigente, hasta un máximo de tres ocasiones, cuando se procederá desde el Concello a la ejecución subsidiaria y sin prejuicio del expediente sancionador, tal y como se indicó.

El precio de los informes técnicos superará los 300 euros por edificio