Buena sintonía en el regreso del Racing al trabajo

Primer entrenamiento del Racing de Ferrol
|

Han sido casi dos semanas de merecido descanso, pero la plantilla racinguista ha regresado al trabajo en el nuevo año con la misma buena cara que despidió el anterior. No es para menos. Con siete victorias consecutivas y casi tres meses sin conocer la derrota, la formación departamental inicia este 2019 en una inmejorable posición para certificar ese ambicioso objetivo con el que comenzó la temporada: acceder a la fase de ascenso y, si es como líder del grupo I, mejor que mejor. La formación que dirige Emilio Larraz está a solo dos puntos de la cabeza que ocupa el Bergantiños y ese es, precisamente, su siguiente objetivo.
Tras las vacaciones, el preparador aragonés no quiere perder tiempo y, con la cabeza puesta ya en el partido que la próxima semana lo va a medir al Ribadumia para despedir la primera vuelta, el grupo verde se ha puesto manos a la obra para recuperar cuanto antes la intensidad de que gozó en la recta final del 2018. Por ello, el grupo se ejercitó ayer en una doble sesión en el anexo de A Malata. 
Un reencuentro distendido en el que participó toda la plantilla. También Joselu, aunque en el caso del delantero de Riberia, el suyo fue un trabajo al margen del grupo, puesto que todavía se está recuperando del esguince en el ligamento lateral interno de su rodilla izquierda. Por el contrario, la plantilla se vio reforzada en esta ocasión con la presencia de los juveniles Manu Fernández, Iván Pérez, Borja Pita, Jorge Tomé, Edu Blanco y Sergio Otero. Larraz dará continuidad a estos entrenamientos hasta el martes, cuando el grupo disfrutará de una jornada de descanso.

Buena sintonía en el regreso del Racing al trabajo