El interior del templo está "calcinado" y el retablo central, "desaparecido"

|

El interior del santuario de A Virxe da Barca está "totalmente calcinado" y el retablo central, "desaparecido".

Así narró a Efe la situación en el interior del templo una persona que ha accedido a él, tras el incendio registrado a primera hora de hoy en este lugar de peregrinación del municipio coruñés de Muxía.

Las primeras hipótesis mantienen como causa la caída de un rayo en un transformador próximo a la iglesia, que se incendiaría y transmitiría el fuego a través de los cables a la sacristía, cuyo tejado ya se ha venido abajo.

No así la cúpula central, aunque los bomberos y resto de personal que trabaja en la zona considera que podría caer también.

En cuanto a los retablos laterales, están quemados aunque no en su integridad, de manera que del fuego solo se han salvado elementos móviles, como bancos o confesionarios, de menor valor cultural.

El alcalde de Muxía, Félix Porto, informó de que el fuego está prácticamente extinguido y que ahora se trata de recuperar "lo poco que no se ha quemado", aunque lamentó que se trata de "temas menores, unas pocas imágenes y algún confesionario".

Porto apuntó que había recibido una llamada del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para solidarizarse con los vecinos de la comarca y el regidor confirmó que mañana se desplazarán al lugar técnicos de Patrimonio, "para evaluar el impacto real de este desastre".

El interior del templo está "calcinado" y el retablo central, "desaparecido"