El Racing pone la directa hacia el título

Real Valladolid Club de Fútbol B-Racing Club Ferrol 27ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol Anexo del José Zorrilla Andrés Domingo (28-2-2016) TEXTO: Los jugadores del Racing felicitan a Joselu por uno d
|

El líder continúa intratable. El Racing sumó en Pucela una nueva victoria, la quinta en los últimos seis partidos, lo que le hace poner la directa hacia el título. Joselu, como casi siempre, lideró al equipo ferrolano, sumando dos nuevos tantos en su haber, lo que le hace acumular 16 en lo que va de campeonato, una cifra solo al alcance de los elegidos. Pero es que, además de materializar los dos tantos racinguistas, forzó la jugada del penalti que desembocó en el primer gol. Él se lo guisa y él se lo come, pero con el equipo detrás acompañándole cuando vienen mal dadas.
Por lo demás, el partido transcurrió por los derroteros de la igualdad. Especialmente durante la primera parte, en la que no se vio ni una sola oportunidad de gol clara. Llevó el peso del juego el Valladolid B en ese período, pero sin llegar a cercar la portería de Sergio García realmente. No obstante, sin alardes, el Racing supo desenvolverse bien en esa tesitura. Incluso sin la pelota, los de Miguel Ángel Tena apenas sufrieron. De esta manera, todo el bagaje ofensivo de este primer acto se resume en una falta botada por el local José que salió rozando la escuadra de la portería de la escuadra racinguista.

reacción
El paso por vestuarios cambió la dinámica del choque. El entrennador del cuadro verde debió de leer la cartilla a los suyos, ya que en la reanudación el Racing subió las revoluciones y desplegó un juego más acorde a su situación en la tabla clasificatoria. Joselu lideró el resurgir de los “diablos verdes”. Y es que el delantero trajo por el camino de la amargura al rival con su movilidad.
De hecho, en una de sus típicas jugadas llegó la acción que desembocaría en el 0-1. El punta del cuadro verde le ganó la espalda a la zaga local y el cancerbero Julio se vio obligado a derribarle en el área. El árbitro no dudó un instante y señaló el punto de los once metros, pero la decisión fue muy protestada por el banquillo local, que entendía que el portero había tocado balón. El lanzamiento fue convertido por el propio Joselu que, solo diez minutos después, sentenciaba el partido con un auténtico golazo al superar con una preciosa vaselina casi desde su casa a Julio, el cancerbero del Valladolid B.
Con ese gol, el Racing puso el lazo a los tres puntos. Todavía tuvo tiempo para ampliar su ventaja, pero no acertó al definir.

El Racing pone la directa hacia el título