El Star Center, soberbio

Baloncesto femenino Universitario contra Gipuzkoa
|

Si quien da primero da dos veces, el Star Center Uni Ferrol tiene en su mano la clasificación para las semifinales de la Liga Femenina después de ganar al IDK Gipuzkoa en el primer partido de play-off y tomar ventaja en una serie al mejor de tres encuentros. “No hay nada hecho todavía, no es momento de celebración”, advertía el técnico Lino López a sus pupilas al término de la confrontación. Pero es innegable que están en el buen camino para hacerlo. Por su victoria pero, sobre todo, por la excelencia en su juego, especialmente en el capítulo defensivo.  
Porque fue así, defendiendo, como el Star Center Uni Ferrol apuntaló a un rival que, incluso en su derrota, se intuyó temible, con un juego interior liderado por la MVP de la liga, Nadia Colhado, dominadora como pocos en esta liga. Pero el cuadro que dirige Lino López fue capaz de plasmar sobre la pista el plan de partido que traía aprendido y eso equivale a tener mucho terreno ganado.
Apenas dos minutos brillantes en el término del primer cuarto condicionaron el desarrollo de un duelo que, hasta bien entrado el parcial inicial, se mantuvo extremadamente igualado. Tal y como se temía, la sombra de la pívot brasileña resultó demasiado alargada  en un arranque en el que, a pesar de realizar buenas elecciones ofensivas, la capacidad de intimidación de Colhado y Toch acabaron coartando los tiros bajo tablero de las locales. Sin forma clara de abrir el “melón” y con Ocete y la propia Colhado tirando de su equipo, el IDK gozó de su primera y única ventaja del partido, un 4-8, con posesión para las vascas que, a pesar de que faltaba un mundo, hicieron padecer a Esteiro. No tanto por la diferencia en si, sino por la inercia que estaba tomando el duelo.

Ventaja
Contra defensas cerradas el mejor “desatascador” es un perímetro fructífero y el Star Center, que en la recta final de la liga regular no había estado especialmente acertado en estas lides, volvió a recuperar la chispa. Un triple de Ani Calvo –muy entonada en este final del campeonato– y dos de Bea Sánchez –enlazó ocho puntos consecutivos– dieron la vuelta al marcador y Barbee, en un último contraataque tras robo de balón, acabó de dibujar la remontada con un parcial de 15-2 a favor de las ferrolanas al término del primer parcial (19-10).
La buena racha se prolongó en el arranque del segundo, en el que el conjunto de López llegó a promediar cuatro triples de seis intentos y disfrutó de una máxima diferencia de 16 puntos en el minuto 17. Las ferrolanas brillaban en el terreno defensivo y se lo dejaban todo en defensa, con ayudas precisas en la “pintura” que durante muchos minutos borraron del mapa al IDK. Sobre todo a una Ferrari a la que Barbee desquició –4 puntos en más de 30 minutos en cancha–.
El partido pudo romperse, porque el Star Center Uni Ferrol tuvo posesión para dejar su renta cerca de la veintena, pero las vascas no son, ni mucho menos, un adversario que baje los brazos fácilmente y, con una canasta sobre la bocina, dejó su desventaja “solo” en doce (35-27) al descanso y el partido totalmente abierto para la reanudación.
Bulgak, que no había participado en todo el primer tiempo, hizo mucho daño en la reanudación, aprovechando que al Star Center Uni Ferrol le costó volver a meterse en el partido. El duelo se endurecía por momentos con la connivencia de los colegiados, demasiado permisivos con el ímpetu de las interiores del IDK. Fueron los mejores minutos de las vascas, que llegaron a ponerse a seis puntos (46-40) de la mano de Colhado. 
El cuadro donostiarra llegaba con vida al último cuarto, hasta que Patri Cabrera hizo lo que mejor sabe hacer. Su triple  abrió la veda y Barbee y Bea Sánchez la siguieron para, con un parcial de 10-3, dar un respiro a su equipo. Tuvo arrestos el cuadro visitante para un último arreón que no fue a más porque ayer, jaleado por un público de diez, el Star Center tiró de nuevo de oficio para asegurarse un brillante triunfo.
No hay nada hecho, pero sí la mitad y, jugando al nivel de ayer, el Uni puede agrandar un poco más su leyenda el domingo en Donosti.

El Star Center, soberbio