El Galicia de Mugardos está pendiente de los arrastres de Segunda División B

SDC Galicia de Mugardos-Verín CF 26ª jornada, Tercera División, grupo 1, de fútbol A Pedreira Jorge Meis (21-2-2016) TEXTO: Álex Díaz, felicitado por Carlos López tras la consecución de un gol
|

En condiciones normales, el Galicia de Mugardos tendría muy cerca la permanencia en la Tercera División, ya que lleva siete puntos de ventaja sobre los puestos de descenso, pero los posibles arrastres de Segunda División B hacen que todavía no tenga la continuidad garantizada.
Dado que en estos momentos tanto el Compostela como el Celta B están en plazas de descenso en el grupo primero de la categoría superior, serían seis los cuadros que bajarían, por lo que el conjunto de A Pedreira sería uno de ellos, aunque figura en la tabla con los mismos puntos que el Órdenes y a solo dos del Negreira, por lo que los pupilos de Juan Veiga aspiran a escalar puestos y poder estar la próxima campaña en la misma categoría.
El conjunto mugardés tiene el domingo una cita muy importante en su terreno de juego ante el colista, el Noia, un partido en el que necesita sumar los tres puntos para seguir acercándose al objetivo.
Además, para esa cita está previsto que el cuerpo técnico recupere a algunos de los futbolistas que causaron baja en la contienda del pasado fin de semana ante el Alondras, en la que el equipo dio un buen nivel y consiguió arañar un empate en un campo muy complicado.
En previsión de que tanto Compostela como Celta B puedan bajar, en el seno del club mugardés ya piensan en superar los cuarenta y cinco puntos para poder estar libre de todo problema derivado de los arrastres. Por ese motivo, los pupilos de los hermanos Veiga necesitan ganar, al menos tres de los siete encuentros que le restan por disputar.
El primero esperan que sea el del Noia, un rival que solo ha sumado tres puntos en las últimas seis confrontaciones y que tiene muy pocas opciones de permanecer en la categoría, ya que está a ocho puntos de la salvación.

El Galicia de Mugardos está pendiente de los arrastres de Segunda División B