El Racing da un golpe de efecto con su triunfo ante el Arosa

Diario de Ferrol-2018-10-22-035-9862d53f
|


El conjunto ferrolano se presentó en A Lomba con muchos temores, sin exponer ni arriesgar nada con el balón en el inicio del juego y en el centro del campo, y fiándolo todo a la calidad de sus atacantes.
El ex del Jumilla Carlos García fue el primero en aparecer, a los cuatro minutos con un disparo lejano que desvió Manu Táboas a córner. El partido no tenía dueño, demasiado balón largo de ambos y juego directo bien solventado por ambas zagas. La primera de las llegadas del Arosa, que fueron muy tímidas durante todo el partido, nació en una acción individual de Mauri, con remate desviado desde la frontal del área de Cristóbal.
El partido consumió el tiempo sin ocasiones. El Racing no intentó en ningún momento combinar para desorganizar a un Arosa limitado por las bajas. Las jugadas de saque de banda y el juego de Joselu de espaldas fueron las únicas armas del aspirante al título en el primer tiempo, con los mediocentros solo pendientes de posicionarse para ganar los segundos balones y arriesgar lo mínimo. Como el Racing no expuso, el Arosa tampoco pudo robar. Además a Luis García, cuando recibió en tres cuartos de campo, se le notó huérfano de compañeros capaces de mezclar con su juego.
El Racing tuvo dos llegadas antes del descanso. En el 39, en un centro de Villarejo desde la izquierda, el balón le quedó a Joselu que remató contra el central Pablo y atrapó Manu Táboas. En el 42, disparó desde fuera del área Carlos García, el mejor de su equipo en el primer tiempo, y la jugada acabó en córner.
El técnico racinguista Emilio Larraz movió ficha en el descanso dando entrada a Pablo Rey. El equipo ferrolano cambió para mejorar en la segunda parte, tuvo mayor dominio y más llegadas.  La primera importante ocurrió en el minuto 59, a la salida de un córner.  El lateral Seoane remató de cabeza al poste  sorprendiendo en el primer palo. 
Pablo Rey rondó el 0-1 en un remate dentro del área que se estrelló en un defensa en el 74. Su rival sufrió mucho en los últimos minutos. Cansado, incapaz de tener el balón y obligado a frenar a un adversario con más empuje que juego. En el minuto 76, polémica. En una falta lateral cayó Juan Antonio en el segundo palo ante Cristóbal, los racingusitas reclamaron penalti, pero el árbitro decretó saque de puerta para desesperación de la afición visitante, que se dejó notar en A Lomba.
En el 79, en plena fase de asedio racinguista, fue el central Garrido el que perdonó.  En el saque de una falta lateral que los visitantes pusieron en juego rápido y que cogió a la defensa local desubicada. El central remató en el punto de penalti muy mal.
En el minuto 87, en el enésimo pelotazo diagonal del central Garrido, Juan Antonio le ganó por arriba el duelo a Iago Martínez, la caída le llegó a Carlos García, que puso un centro que cayó en el segundo palo a Joselu, que batió a Manu Táboas de disparo cruzado.
De esa forma, el cuadro verde terminaba con más de un año sin ganar a domicilio, para dejar claro que su rendimiento va en aumento.

El Racing da un golpe de efecto con su triunfo ante el Arosa