Una mujer imputada por conducir sin carné rechaza un acuerdo con la Fiscalía y defiende su inocencia

|

María Josefa Fernández Bouza, la vecina de 75 años de Ferrol investigada por conducir sin carné, rechazó ayer un acuerdo de conformidad que su abogada de oficio había alcanzado con la Fiscalía y que reducía notablemente la multa económica.
La mujer alegó que no dispone de suficientes ingresos para asumir ni siquiera esa multa reducida que el ministerio fiscal le ofreció si reconocía los hechos y que pasaba de unos 3.200 a poco más de 870 euros para pagar en dos años. “Gano 368 euros al mes y pago 220 de alquiler y casi 50 de luz, el resto me queda para comer, ¿cómo quieren que pague 36 euros al mes durante dos años?”, explicaba ayer Josefa entre lágrimas a la salida del juzgado de guardia de Ferrol.
Además, la mujer, como ya hizo en anteriores ocasiones, defendió su inocencia al asegurar que ella obtuvo un permiso de circulación en Ourense en 1963, pero que nunca llegó a recogerlo por poco después falleció su hija y su abuela y quedó sumida en una gran depresión.
La investigada ha estado conduciendo desde entonces, sin ningún tipo de permiso, pues tampoco creyó necesario tener que renovarlo. “Yo sé conducir, llevo 53 años conduciendo, siendo muy prudente ¿y ahora me quieren meter en todo esto por no tener un trozo de cartón?”, arguyó Josefa.
Lo cierto es que esta no es la primera vez que se topa con la justicia por esta situación. Hace tres años, también tuvo un percance con su vehículo y tuvo que asistir a varios cursos de reeducación para conductores condenados. Es por lo tanto una reincidente y eso podría endurecer la pena cuando el juzgado de lo penal de Ferrol se haga cargo del caso. Josefa asegura que sin coche –que permanece retenido en el depósito– se siente desvalida y que la obliga a estar encerrada en casa.

Una mujer imputada por conducir sin carné rechaza un acuerdo con la Fiscalía y defiende su inocencia