Más cirugía, pero menor número de estancias

El hospital realizó en el último curso cambios en su imagen corporativa y en algunos de sus equipos e instalaciones daniel alexandre / jorge meis
|

El hospital Juan Cardona terminó el curso 2015 con un total de 6.063 intervenciones quirúrgicas, una tendencia que ha ido en aumento si se compara con los años anteriores –con unas 5.400 en 2013 y algo más de 5.600 en 2014–. Dentro de estos datos, cabe diferenciar entre los distintos tipos, con las 2.680 intervenciones de cirugía mayor ambulatoria en primer lugar, seguida de aquellas que requieren ingreso.
Esta tendencia contrasta con las estancias, que no han dejado de bajar, situándose este año en 33.153, cerca de 3.000 menos de las que había en el año 2013, y con unos cinco días de media por paciente. Asimismo, ha habido 6.662 ingresos y 6.668 altas en el último período anual.
Además, el hospital terminó el año con cerca de 17.000 urgencias atendidas y un índice de mortalidad de 4,32.
Otro aspecto interesante es el tipo de diagnósticos más frecuentes que se han dado en el complejo, que son catarata, varices, enfermedades del aparato respiratorio y hernia inguinal.
Cabe recordar que el Juan Cardona centraliza actualmente el servicio de hemodiálisis para pacientes con insuficiencia renal crónica del Área Sanitaria de Ferrol, siendo este un departamento que destaca especialmente con 17.535 sesiones de hemodiálisis y 146 pacientes atendidos en esta unidad. En este sentido, el servicio de nefrología es el mejor equipado cuantitativa y cualitativamente, con un total de 26 puestos de hemodiálisis distribuidos entre la primera y la segunda planta.
Una de las áreas que sufrió un cambio durante el año pasado fue la de rehabilitación, cuyo servicio fue externalizado y, en consecuencia, se produjo una pequeña remodelación.
A señalar también que los profesionales de estas instalaciones realizaron 347 reconocimientos médicos.
Respecto al personal, el hospital tuvo una plantilla de 329 personas, divididas entre las 280 que formaron parte de él de forma fija y las 49 que intervinieron de manera eventual.

cambio de imagen
En otro orden de cosas, 2015 fue el año en el que Francisco Soriano Paredes tomó posesión como nuevo gerente del hospital sustituyendo en el cargo a su predecesor, Miguel Ángel Larrosa.
Bajo la necesidad de renovarse y dar a conocer a los ciudadanos los servicios que ofrece el centro sanitario, este cambio vino acompañado de un giro en la imagen corporativa del mismo, así como de una reforma de sus instalaciones. Entre todas ellas se puede citar la remodelación de la unidad de enfermería 1ºA y la reforma de los aseos de la 1ºC, el reemplazo del sistema Renalsec de fabricación de HD para las máquinas de diálisis o la adquisición de camas para acompañantes, entre otras.
Sin embargo, debido al moderado beneficio obtenido en 2014, estas modificaciones se han visto limitadas a aquellas consideradas imprescindibles para el funcionamiento adecuado de equipos y servicios, lo que además estuvo acompañado de una reducción en el personal fijo.
En el ejercicio de 2015, el balance ha vuelto a ser positivo, pero en cuantía moderada.

Más cirugía, pero menor número de estancias