El alcalde de Ares pide a Cendán que dimita “como último servicio a la democracia”

el alcalde de ares, julio iglesias, entre los ediles victoria montenegro y eugenio fernández jorge meis
|

El alcalde de Ares, el socialista Julio Iglesias, pidió públicamente ayer a su antecesor en el cargo, José Manuel Cendán (PP) que presente de inmediato su dimisión como concejal, “haciendo un último servicio a la democracia” y para la recuperar la dignidad. El regidor aresano recordó que Cendán fue condenado, sin ninguna duda, por un delito electoral a la pena de cinco años de inhabilitación, por lo que sostiene que, si el propio afectado no se marcha voluntariamente, tendrá que ser el Partido Popular el que le exija que dimita.

Si no se da ninguna de estas soluciones, Julio Iglesias anunció que será el pleno de la corporación municipal de Ares el que ejecute la sentencia, declarando la incompatibilidad en la que está incurso. La convocatoria de la sesión plenaria de carácter extraordinario y con este único punto se podría hacer mañana, viernes, fijando la celebración para el miércoles o el jueves de la próxima semana.

De momento, el PSOE ya presentó ayer en el registro del Concello la sentencia de la Audiencia por la que se condena al popular Manuel Cendán por haber inflado el censo en las elecciones municipales de 2003, registrando en inmuebles inexistentes, garajes y en su propio domicilio a un total de 73 personas que no residían en Ares. Será el secretario municipal el que determine los pasos a seguir, según explicó el alcalde.

Julio Iglesias compareció ayer en rueda de prensa, acompañado por los miembros de su equipo de gobierno Victoria Montenegro y Eugenio Fernández Lago, para valorar el fallo de la Audiencia Provincial de A Coruña, contra el que ya no cabe la presentación de recurso. Recordó que en el momento en que se descubrió el “fraude electoral”, en el año 2003, el PSOE, Upares y BNG decidieron actuar “al alimón”, presentando una denuncia contra Manuel Cendán y contra la que entonces era su compañera sentimental, la funcionaria encargada del registro, que también fue condenada al pago de una multa e inhabilitación por un año por estos mismos hechos.

El actual regidor aresano aseguró que se había tratado de un “fraude electoral burdo”, porque es impensable que se pueda censar a personas en garajes y edificios inexistentes, pero también “organizado”, porque hubo dolo y voluntad de usurpar el poder político.

Precisó que Manuel Cendán volvió a ser alcalde en 2003 por una diferencia de cuarenta y pocos votos, que se mantuvo en la Alcaldía hasta 2007 con trampas y desde ahí hasta ahora como concejal, merced a unas maniobras que “repugnan a cualquier democracia”.

A su modo de ver, se trata de un “grave atentado al sistema democrático, silenciado por el PP, que no aplicó el código ético del que tanto presume Feijóo”.

Según Iglesias, la Justicia fue lenta pero implacable contra un fraude electoral del que el pueblo de Ares fue consciente en 2007.

“Nosotros supimos esperar y acreditar lo que ahora reconoce la Justicia y estamos deseando poner fin a este drama electoral de una manera ejemplar”, dijo, añadiendo que esta sentencia servirá en el elenco jurisprudencial para no permitir nunca más esta “cacicada”.

 

El alcalde de Ares pide a Cendán que dimita “como último servicio a la democracia”