El asesinato de una diputada británica cancela la campaña contra el Brexit

Police and forensics investigators stand behind a cordon in Birstall near Leeds, June 16, 2016 A British lawmaker was in critical condition after an incident in her constituency in northern England on Thursday, British police said, with media reports sug
|

El primer ministro británico, David Cameron tenía previsto realizar ayer un acto de la campaña para defender el “Sí a Europa” junto al ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en la que sería la primer primera visita de un primer británico al peñón desde 1968. Este acto, junto al resto de eventos de campaña fueron cancelados inmediatamente al conocerse la noticia del asesinato de Jo Cox, una diputada laborista británica.

Los hechos tuvieron lugar en una localidad próxima a Leeds, donde Cox recibió varios disparos y fue apuñalada por un hombre que ya está detenido, y que se cree que sería el único responsable del ataque. La diputada no pudo salvar su vida y falleció ayer después de pasar varias horas en estado crítico.

El Reino Unido, y algunas informaciones apuntan que el sospechoso, un hombre de 52 años, habría gritado “Reino Unido Primero”, el nombre de un partido de extrema derecha británico, partidario del Brexit, antes de disparar y durante el arresto.

Al conocerse lo sucedido el partido Reino Unido Primero hizo publico un comunicado desmarcándose de lo sucedido. “Los medios están intentando desesperadamente incriminar a Reino Unido Primero en el tiroteo contra la diputada laborista Jo Cox en base a rumores y fuentes no confirmadas”, denunció. 

La comisaría jefe de West Yorkshire, Dee Collins, reconoció que por el momento sigue sin estar claro el motivo por el que habría sido atacada. Además, indicó que otro hombre de 77 años fue atacado en las inmediaciones pero sus heridas no revisten peligro para su vida. Se cree que se trata de “un incidente localizado, aunque con amplias consecuencias”. La Policía británica pidió ayer en una rueda de prensa colaboración ciudadana. Y por eso pedió que, si hay testigos del asesinato ello, acudan a la Policía, para ayudar a aclarar cuál fue el orden de los hechos.

Según los primeros detalles que se tienen de la investigación, en base a varios testimonios, un hombre discutió con la parlamentaria, a la que golpeó, y cuando otro hombre intentó mediar y separar al agresor, éste sacó un arma y disparó.

Cox acababa de participar en un acto en una biblioteca cercana cuando tuvo lugar la disputa. “Salió de la biblioteca y él le estaba esperando. Le apuñaló primero y este tipo intentó detenerle y entonces él la disparó”, relató la propietaria de una peluquería situada frente al lugar donde se produjeron los hechos.

Este relato viene a confirmar el ofrecido previamente por otro testigo “Vimos a un hombre que llevaba una gorra blanca sucia y una cazadora. Comenzó a empujarse con alguien y de repente este tipo sacó un arma, hizo un primer disparo y salimos corriendo. Luego escuchamos un segundo disparo”, relató. 

Según relató, el presunto agresor estaba “golpeando y tirando del pelo” a Cox cuando intervino el otro hombre, que sería el herido leve del que informó la Policía.

La propietaria de un café cercano también relató su versión de lo sucedido a los medios de comunicación. Asegura que contó tres disparos. “La primera vez le hizo caer al suelo y dos veces más. La tercera vez se aproximó y le disparó en la zona de la cabeza”, precisando que “mientras lo hacía le estaba apuñalando también con su cuchillo”.

El asesinato de una diputada británica cancela la campaña contra el Brexit