Reganosa recibe el primer cargamento con GNL procedente de Estados Unidos

El Sestao Knutsen ayer por la tarde en el muelle de la terminal de Reganosa, en Mugardos daniel alexandre
|

La terminal de Reganosa recibió ayer al buque Sestao Knutsen, con 138.000 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL). Se trata del primer cargamento de ese combustible que llega a España procedente de Estados Unidos y el segundo de Europa.
La nueva ruta entre Galicia y Estados Unidos que se abre con la llegada de este gasero pone de relieve la vocación atlántica y energética del puerto de Ferrol y el cambio operado en el sector de la energía tras la puesta en explotación de las grandes reservas de gas natural norteamericanas. Los agentes locales implicados en este mercado creen que “Ferrol está llamado a jugar un papel muy destacado en el creciente flujo de gas natural licuado (GNL) que llegará a Europa desde Norteamérica”.
El descubrimiento de grandes yacimientos de gas natural y los nuevos métodos para su explotación han convertido a Estados Unidos en el mayor productor mundial de hidrocarburos, de modo que en los próximos años será un gran exportador de GNL, principal elemento para la descarbonización del sector energético. La Unión Europea está convencida de que el gas es el paso imprescindible en la evolución de los combustibles fósiles a las energías limpias.

planta de Sabine Pass
Tras el aumento del gas disponible se han otorgado varias licencias de plantas licuadoras, pero tan sólo Sabine Pass (Luisiana) se encuentra ya en funcionamiento, desde febrero de 2016, operada por Cheniere Energy.
La terminal de Sabine Pass LNG, de donde procede la carga transportada por el Sestao
Knutsen a Reganosa, se encuentra a orillas del río Sabine Pass, en la frontera entre Texas y Luisiana, en Cameron Parish. Está situada en el punto más ancho del canal fluvial de navegación, a 3,7 millas náuticas de aguas abiertas. El canal tiene una profundidad de 12,2 metros y no está sujeto a limitaciones por las mareas.
La planta de licuefacción de Sabine Pass contará, cuando esté terminada, con seis trenes de licuefacción capaces de procesar casi 100.000 metros cúbicos de gas natural al día. Su capacidad nominal de producción plena será de 27 millones de toneladas de GNL por año.
Una vez que la planta esté plenamente operativa, se espera que Cheniere se convierta en uno de los mayores compradores de gas natural en los Estados Unidos.

un proveedor fiable
Para Europa, tener a Estados Unidos como proveedor ofrece la ventaja adicional de que es un mercado seguro y estable, frente a otros sujetos a diversas incertidumbres, y que le permite diversificar su suministro y evitar la dependencia exclusiva de la llegada por gasoducto.
Además, la apertura del nuevo Canal de Panamá ampliado, que admite el tránsito de buques gaseros, abre una nueva ruta de navegación más corta hacia las reservas del océano Pacífico. El norteamericano es un GNL muy competitivo por su coste y por la mayor flexibilidad en las condiciones de contratación.

Reganosa recibe el primer cargamento con GNL procedente de Estados Unidos