La ciudad naval se quedará en diez años con unos 1.300 ferrolanos menos

La población ferrolana tiene una edad media de casi 49 años de edad | daniel alexandre
|

Si el nacimiento del primer bebé del año es un acontecimiento informativo del día 1 de enero, cada vez será más difícil contar con que ese día vaya a nacer algún niño, al menos en Ferrol o la comarca. Así lo avanzan las proyecciones poblacionales del Instituto Galego de Estatística que pintan un panorama nada halagüeño para la ciudad naval y los municipios vecinos en cuanto a saldo vegetativo.

De este modo, si las cosas no cambian y no se toman medidas, los nacimientos proyectados para este año en las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal no superarán los 1.000 –873, en Ferrolterra; 131 en el Eume; y solo 42 en Ortegal–. Esta cifra desciende paulatinamente hasta 2032, que es el último de los años para el que se ha realizado el estudio y que cifra los nacimientos en las tres comarcas en 789, con solo 676 ferrolanos nuevos para ese año, con una tasa de natalidad del 4,6% frente a la de 5,8% actual. En solo diez años, está prevista que esta descienda al 4,5% en el conjunto de las comarcas y Ferrol se situaría en 2029 con 1.329 ciudadanos menos, según el saldo vegetativo proyectado.


Y es que los nacimientos en las comarcas descienden al tiempo que aumenta el envejecimiento de la población aunque las defunciones también van cayendo, porque cada vez quedan también menos ancianos.

De este modo, si la proyección demográfica del IGE arroja para este año un total de 2.605 defunciones en las tres comarcas –2.014 en Ferrol; 347 en Eume, y 244 en Ortegal– desciende hasta 2.579 en el total de las comarcas en una década y hasta 2.566 en 2032 –en Ferrol las defunciones descenderían solo en 13 personas en un período de 13 años–.
La tasa bruta de mortalidad, sin embargo, continuaría aumentando y se fijaría en diez años en un punto más que en la actualidad.
Migración
Aunque los nacimientos y las defunciones no son los únicos parámetros para saber qué población tendrá una ciudad en los próximos años, ya que hay que tener en cuenta otros aspectos como, por ejemplo, la inmigración o la llegada de residentes de otras zonas, las expectativas tampoco son favorecedoras para las comarcas ni para la cabecera, Ferrol.
Así, el saldo migratorio que recoge el IGE en sus proyecciones para los próximos años y que para este 2019 se fijaría en 366 personas –505 en Ferrol y negativo en las dos comarcas restantes– desciende en la ciudad naval aunque se mantiene en positivo. En la próxima década alcanzaría las 496 personas. En comarcas como la de Ortegal la situación mejoraría y del -40 que se recoge ahora se pasaría al 18, en positivo en 2029.
El saldo migratorio por 1.000 habitantes sería del 3,4 en Ferrol frente al 3,3 previsto para este año 2019; del -1,8 en el Eume, frente al -4,1 de este año y, como resultado más llamativo, en el Ortegal se situaría en un decenio en un saldo del 1,8 frente a un -3,3 contemplado para este año. l

La ciudad naval se quedará en diez años con unos 1.300 ferrolanos menos