Una Copa para desquitarse

Racing Club Ferrol-Atlético Astorga Fútbol Club 1ª eliminatoria, Copa del Rey de fútbol A Malata Daniel Alexandre (3-9-2014) TEXTO: Forte presiona a un rival que intenta controlar la pelota
|

juan quijano
ferrol

El Racing aparca un campeonato liguero que no le está resultando especialmente satisfactorio para ocuparse hoy de la Copa del Rey. La segunda eliminatoria de esta competición –que se disputa todavía a partido único– lo empareja con el Mirandés, al que se va a enfrentar esta tarde –20.45 horas, Anduva– en busca de la clasificación para una ronda en la que su oponente puede ser de más renombre. El torneo del KO, de todos modos, tampoco le está dando demasiadas alegrías, aunque estas malas noticias procedan de fuera de los terrenos de juego. Porque su adversario juega en categoría superior –el grupo burgalés fue el gran beneficiado por el descenso administrativo del Murcia– aunque, aun así, ejercerá de local en contra de las normas de la Federación.
El equipo ferrolano quiere olvidarse de todos los aspectos extradeportivos y centrarse en lo futbolístico, aun sabiendo que el nivel del rival que tendrá delante presagia que encontrará dificultades. El Racing, así, desea desplegar el buen juego que hasta ahora solo ha demostrado a cuentagotas y hacer gala de una solvencia defensiva de la que ha carecido –ha encajado dos tantos en sus dos últimos duelos del torneo de la regularidad–.

VARIACIONES
El técnico racinguista, Manolo García, tiene previsto para ello realizar algunas variaciones en la base del once inicial de las primeras jornadas del campeonato liguero, pero sin dejar de presentar una alineación competitiva, de garantías para luchar por una victoria. Entre estas novedades puede estar el debut de los dos jugadores que no se han estrenado todavía en competición oficial –los defensas Tena y Cristian–, así como de jugadores que apenas actuaron el pasado sábado en Astorga –Iosu Villar, Brais Abelenda o el portero Galván, que ocupará el sitio de Mackay–.
Ellos serán los encargados de intentar cambiar el sabor de una Copa que hasta ahora al Racing le ha resultado más bien amarga, pero que le puede sentar de maravilla de clasificarse y enfrentarse a un rival de campanillas. n

Una Copa para desquitarse