José Graña recuerda la Caranza antigua en la Festa do Choco

El parque Carmelo Teixeiro acogió la sexta edición de la fiesta que exalta un producto local víctor schäfer
|

Buen tiempo, música y gastronomía se unieron ayer en el barrio de Caranza para celebrar un año más la Festa do Choco, un evento que llegó este año a su sexta edición y que completa la actividad deportiva de pesca, que se celebró la semana pasada.
En esta ocasión, además de la degustación de más de 500 raciones, preparadas en una olla gigante y acompañadas de pan y vino, la fiesta vivió un momento especial, al contar como pregonero con un vecino muy especial, José Graña, vinculado durante toda su vida al movimiento social y asociativo del barrio.
Graña destacó el honor que supuso ser inviatdo por los compañeros “con los que durante tantos años he compartido trabajo, luchas y reivindicaciones en la tarea común de mejorar las condiciones de vida de nuestro barrio” e hizo un recorrido por la Caranza de antes y la de ahora, diferente pero todavía con necesidades.
Así, evocó recuerdos de la Caranza antigua, rural y vinculada al mar: la ribera, el antiguo Hogar del Pescador, la Coviña, el Arenal, la cantera y los bloque, el Roedoiro, la Fontiña y el Carballo. De la riqueza de la zona exaltó Graña los berberechos, longueirones, zamburiñas e incluso jibias, preguntándose “¿cómo hemos perdido todo esto?”. La necesidad de depuración formó parte de un pregón que echó mano de un documento datado en 1950 en el que ya se solicitaba al Ayuntamiento “la depuración de todas las aguas de alcantarilla de Caranza”.
José Graña valoró el trabajo de la entidad López Bouza y el Club Náutico, organizadoras de la Festa do Choco y de muchas otras actividades “que crecen cada año y sobrepasan los límites del barrio”.
La celebración, que tuvo lugar en el parque Carmelo Teixeiro, contó con actividades infantiles dirigidas a los más pequeños y música de rock y verbena, para prolongar la festiva jornada.

José Graña recuerda la Caranza antigua en la Festa do Choco