El Marcide continúa promoviendo las medidas preventivas para la detección precoz del ictus

El doctor Ángel Aneiros y más personal del área sanitario en la presentación del balance del Plan el año pasado| jorge meis
|

El 29 de octubre es el Día Mundial del ictus, una enfermedad por la que cada año fallecen más de 27.000 personas en toda la península ibérica. Los infartos cerebrovasculares continúan siendo la segunda causa de mortalidad en España, la primera en el caso de las mujeres. Además, son la primera causa de discapacidad adquirida en adultos y la segunda de demencia. De los 120.000 españoles que sufren un ictus cada año, aproximadamente un tercio queda con secuelas.
Este es el motivo que llevó a la Xunta a activar hace dos años el Plan Ictus. Al margen de esto, el Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol contaba también, desde 2013, con un Protocolo de atención y tratamiento del ictus isquémico en fase aguda, que ya daba respuesta a los tres pilares básicos: la atención multidisciplinar y organizada, el tratamiento recanalizador o fibrinolítico y la rehabilitación precoz.
Ángel Aneiros, neurólogo del hospital Arquitecto Marcide, es uno de los encargados de este área y, bajo su mirada experta, el Plan Ictus autonómico ha sido notablemente efectivo. “Existe una mayor concienciación entre la población gallega. Esta es una enfermedad urgente en su tratamiento porque cuanto más tiempo pase desde que se produce mayor es la probabilidad de que genere secuelas -y causa más incapacidad anualmente incluso que los accidentes de tráfico-. La población está concienciada de que al detectar, tanto la persona como un familiar, los primeros síntomas de estar sufriendo un ictus deben llamar al 061 y/o trasladarse al centro hospitalario más cercano”, explica.
Asimismo, asegura que pese a que el número de casos en el CHUF sigue siendo similar al de otros años –más de 200–  debido al alto evejecimiento de la población de la zona, sí que aumentó la atención temprana. “Yo siempre digo que en estos casos, como rezaba el lema de una antigua campaña preventiva de la Xunta, el tiempo es cerebro. Por suerte, aquí hemos conseguido dar un tratamiento eficaz, es decir en las primeras horas, al doble de pacientes que el pasado año. El tratamiento recanalizador o fibrinolítico y la trombectomía, que es un cateterismo que va al cerebro, son dos actuaciones que pudimos aplicar a unos 40 casos este año y mejoran enormemente la calidad de vida de los pacientes que sufren un ictus”, destaca.
Aneiros señala que el perfil medio del paciente continúa siendo un hombre de 70 años o más y con factores de riesgo cardiovascular (diabetes, cardiopatías, fumar y beber en exceso, colesterol alto, etc.). Sin embargo, “año tras año está aumentando el número de mujeres debido a acumulación de varios de esos factores de riesgo”, cuenta. 
Aunque generalmente se asocie este mal con gente de avanzada edad, el neurólogo señala que también se dan casos entre menores de 50 años. “No solo por causa de factores de riesgo cardiovascular sino porque también puede ser causado por problemas de arritmias o de la estructura del corazón que favorecen la aparición de coágulos o trombos. No obstante, el porcentaje de ictus en jóvenes adultos es bastante bajo”, indica.
La rehabilitación física y del lenguaje es otro de los pilares fundamentales. El tiempo medio de la misma es de un mes, aunque depende en gran medida de la edad y del grado de afectación del paciente.
La prevención de esta enfermedad también es posible siguiendo unas pautas básicas, como: no beber ni fumar en exceso, hacer ejercicio con regularidad, evitar la obesidad, llevar una dieta variada y controlar los factores de riesgo..
Los síntomas más habituales de estar sufriendo un ictus son la incapacidad de pronunciar palabras simples, la pérdida de fuerza repentina en el brazo o pierna de un lado del cuerpo o la sensación de acorchamiento u hormigueo en un lado del cuerpo. Todo ello acompañado de un dolor de cabeza de intensidad inhabitual. Ante cualquier atisbo de ellos en usted o un familiar no dude en llamar al 112 de inmediato. l

El Marcide continúa promoviendo las medidas preventivas para la detección precoz del ictus