La Caravana de Educación Vial de Mapfre prepara una semana de actividades en la plaza de España

Alumnos del colegio Cristo Rey, durante la prueba del circuito de karts eléctricos | jorge meis
|

La Caravana de Educación Vial de la Fundación Mapfre abrió ayer sus puertas en la plaza de España de Ferrol –tras estar ubicada la pasada semana en la plaza de A Gándara (Narón)– para que niños de entre 8 y 12 años se formen como ciudadanos más seguros, responsables y respetuosos, actuando como un elemento pedagógico para el desarrollo complementario de la actividad en los centros educativos.


Alumnos del colegio Cristo Rey disfrutaron ayer de un aula informativa en una caravana donde aprendieron conceptos básicos de circulación en los distintos roles –peatón, conductor y viajero– de la mano de monitores especializados.


A continuación, realizaron una de las actividades más llamativas del programa, la conducción de karts eléctricos en un circuito de tráfico donde se exponen situaciones reales con las pueden encontrarse en su día a día, proponiéndoles cómo desenvolverse en ellas respetando las normas de seguridad y la convivencia en el día a día.


Tal y como explican desde la organización, “es una forma divertida de que los escolares aprendan a evitar las conductas de riesgo que anticipan los accidentes, reconozcan los comportamientos correctos y el significado y la importancia que tienen las señales de tráfico y las normas de prevención. En definitiva, comprender la importancia que tiene una adecuada prevención para evitar accidentes”.


Además, la Fundación Mapfre instaló un “Recuncho da prevención”, donde los escolares aprenden a identificar situaciones de riesgo potencialmente peligrosas en el colegio, su casa y espacios públicos, al mismo tiempo que descubren nociones básicas de actuación en caso de incendio.


La caravana tiene dos turnos, para adaptarse al horario escolar. Por la mañana pueden participar hasta un máximo de 240 niños en grupos de 25 o 30 integrantes y las tardes se reservan al público en general, asociaciones, ludotecas, clubs deportivos, aunque también pueden participar los centros educativos que lo deseen.


Se trata de un proyecto itinerante que viaja cada año por distintas ciudades españolas y portuguesas y que el año pasado contó con la participación de 23.000 escolares.


Debido al gran éxito de participación y al alto grado de cumplimiento de objetivos, la caravana de educación vial de la Fundación Mapfre ha sido exportada a países como Brasil, Puerto Rico o México, entre otros.


Los principales objetivos que se pretenden alcanzar con esta iniciativa son el de promover comportamientos y actitudes responsables, cívicas y seguras de los escolares en relación al tráfico, abordando la cuestión desde diferentes perspectivas y prevenir los accidentes viales, al mismo tiempo que reducir las situaciones de riesgo del colectivo infantil como usuario de las vías.

La Caravana de Educación Vial de Mapfre prepara una semana de actividades en la plaza de España