Xunta y Monbus se reúnen esta semana para abordar el servicio de la línea Ferrol y A Coruña

El servicio ha cambiado de concesionaria y ahora corre a cargo de Monbus | j. meis
|

Los funcionarios que viajan desde Ferrol a A Coruña y que hacen uso del transporte público de autobús han visto modificada su situación con el cambio de empresa concesionaria. Ahora es Monbus, que sustituye a Arriva. 

Este colectivo ha manifestado su malestar por el hecho de que se hayan suprimido varias paradas, lo que afecta a los horarios que manejaban para llegar a sus puestos de trabajo. Del mismo modo, se ha cambiado el autobús, ahora de menor tamaño, pese al distanciamiento entre personas al que obliga la pandemia.

También los universitarios que cursan sus estudios en los campus de la ciudad herculina apuntan que se ha eliminado uno de los horarios del servicio de regreso por la tarde. Con la anterior compañía, se recogía  a los usuarios en los campus universitarios (Zapateira y Elviña) y se los trasladaba a Alfonso Molina para hacer el transbordo directo con el bus Coruña-Ferrol de las 21.30. Ahora, al desaparecer este servicio, se dificulta el regreso a Ferrol,  ya que si no se llega a tiempo para coger el bus directo de las 21:30 en la estación, no queda más remedio que coger el de las 22:00, que no es directo y llega a Ferrol cerca de las doce de la noche.

Ante esta situación, de la que ya ha sido conocedora la Xunta, se indica desde la consellería de Mobilidade que se está trabajando en una solución para los trabajadores que se beneficiaban de un acuerdo privado con Arriva.

De hecho, está previsto que esta misma semana los técnicos de la Consellería mantengan una reunión con los nuevos responsables de la concesión con el objetivo de analizar el itinerario y las paradas del servicio para una mejor adaptación a las necesidades de los trabajadores, “sempre tendo en conta que as paradas dentro do termo municipal da Coruña deben ser autorizadas pola administración local”, explican.

El cambio de concesionaria ha supuesto, sin embargo, algunas mejoras, entre ellas una reducción del precio para los funcionarios, que, como explica la Xunta, “pagaban a Arriva máis de 140 euros ao mes e agora estase a falar de que teñan o mesmo servizo por un prezo de 50 euros ao mes, que é o que se acada cos bonos da nova concesión”.

Xunta y Monbus se reúnen esta semana para abordar el servicio de la línea Ferrol y A Coruña