Gómez Noya sigue sumando

Gómez Noya, a la dereche, con el trofeo que lo acredita como el tercer mejor triatleta en las Series Mundiales de esta campaña
|

Javier Gómez Noya y sus compañeros de la “armada” española –Mario Mola, Serrat y Fernando Alarza, en este caso– lo intentaron hasta la saciedad en la gran final de las Series Mundiales que ayer tuvo lugar en Lausanne, Suiza. Intentaron desgastar a un Vicent Luis que llegaba a esta cita como líder del campeonato y, además, siendo el único que dependía de si mismo para convertirse en el segundo francés que lograba este entorchado. Y lo hizo.

El trazado de natación en el lago Leman –de 1.500 metros– finalizó con otro español en cabeza, Antonio Serrat, y con Gómez Noya en la decimocuarta posición, si bien en un grupo cabecero muy “apretado” y en el que avanzó hasta el noveno lugar tras la primera transición. Y fue aquí, en un trazado ciclista muy técnico y con varias subidas de gran dureza, cuando Mario Mola –el mallorquín era español que mejor lo tenía para “robarle” el título a su compañero de entrenamientos–, el propio Serrat y Gómez Noya pisaron el acelerador para “fundir” al galo. Un trabajo que funcionó, a tenor del rostro del francés al cruzar la línea de meta –en la que, gentilmente, estaba esperando el mallorquín Mola para felicitarlo–, si bien no lo suficiente.

Guerra
Con un ritmo muy alto, los triatletas españoles alcanzaron la segunda y última transición juntos, y aquí comenzó la guerra individual. El noruego Blummenfelt se vio con fuerzas y comenzó a tirar desde la primera vuelta, si bien el nórdico no preocupaba en exceso a Gómez Noya ni a sus compañeros de selección, que miraban de reojo a Luis, más retrasado. Con escapadas del, a la postre, vencedor de la carrera Blummenfelt, y “capturas” de sus perseguidores, las fuerzas del ferrolano comenzaron a fallar en la segunda vuelta del circuito, a partir de la cual su renta con los triatletas de cabeza comenzó a crecer, disminuyendo paralelamente sus opciones de hacerse con su sexto título mundial.

Así, la batalla quedó entre un Mola que intentó dar caza al noruego y un Alarza que superó al francés –al que también adelantó otro noruego, Iden–. Con Blummenfelt como ganador de la gran final, Mola cruzó la meta en segundo lugar a 13 segundos, y a 31 lo hizo Alarza, y Gómez Noya lo hizo como sexto clasificado, a poco más de 20 segundos de un galo que sufrió y mucho, en los últimos metros para romper un dominio español que comenzó en 2014 con el ferrolano, tomando el relevo Mola en los últimos tres años.


Un sexto lugar que, sin embargo, le sirvió a Gómez Noya para sumar un bronce que supuso su undécima medalla mundialista, con un botín de cinco oros, cuatro platas y dos terceros lugares a sus 36 años. Una clasificación general en la que el mallorquín conquistó el subcampeonato. Y, además, no hay que olvidar que esta plata da al insular un lugar en los próximos Juegos de Tokio, al ser el mejor español y ocupar una de las tres primeras posiciones.

Femenino
Poco después de la finalización de la competición masculina, fueron las participantes en la gran final femenina las que entraron en liza en el circuito suizo. Una carrera en la que la pacense Miriam Casillas, del Triatlón Ferrol, ejerció la representación local.

La deportista extremeña terminó esta carrera en un más que meritorio vigésimo tercer lugar, toda vez que la otra española en liza, Anna Godoy, no pudo terminar el recorrido, abandonando la carrera en el trazado sobre la bicicleta. Saliendo un tanto retrasada del tramo de natación, Casillas no fue capaz de recortar esta desventaja en el trazado ciclista, estando muy alejada del grupo cabecero. Una distancia que se mantuvo en el segmento de atletismo, en el que, sin embargo,, mejoró algunas posiciones para firmar un registro de 2h.09.05. La estadounidense Katie Zaferes se hizo no solo con la victoria en esta gran final, sino también la clasificación de las Series Mundiales, en la que Casillas fue 37.

Gómez Noya sigue sumando