Nueve consejos para afrontar el trabajo tras las vacaciones

Es importante planificar actividades de ocio y retomar el contacto con los amigos y familiares ep
|

Las vacaciones de verano ayudan a recuperar la energía, liberar el estrés, mejorar la salud y el bienestar; y optimizar las relaciones personales. Sin embargo, no son infinitas. La vuelta al trabajo puede desembocar en el llamado síndrome o depresión postvacacional si no conseguimos adaptarnos a la vida cotidiana.

La situación personal y el entorno de trabajo son los factores más decisivos a la hora de sufrir estos síntomas. “Aquellas personas con menor resistencia a la frustración, que conciben su entorno laboral como algo desagradable o que no les motiva su trabajo, son más propensas a sufrirlo”, afirmó el doctor Vicente Gil, Director Médico de Cigna.

Además, Gil también destacó la necesidad de que las empresas ofrezcan apoyo a los trabajadores en estos casos.

Existen diversas medidas a seguir, tanto durante el primer día de incorporación, como antes y durante las vacaciones, para prevenir o combatir el síndrome postvacacional. Es importante no cargarse de trabajo el primer día. Hay que tomarse tiempo para ponerse al día de lo que se dejó pendiente antes de las vacaciones. Además, es necesario planificar actividades de ocio. Retomar el contacto con los amigos y familiares a los que no se ha visto durante la época de descanso puede ayudar en la adaptación. Otro consejo es mejorar aquello que no nos guste en el trabajo. La reincorporación puede servir como un punto de inflexión para establecer una serie de propósitos que ayuden a mejorar aquello que no sea de nuestro agrado.

La buena alimentación y practicar deporte son dos aspectos imprescindibles a la hora de volver al trabajo en septiembre.

Además, es conveniente dejar los deberes hechos antes de nuestra marcha, no solo para contribuir a una vuelta más efectiva, sino también para evitar molestias durante nuestra ausencia.

Se recomienda no cogerse períodos vacacionales muy largos. Es preferible dividirlos a lo largo del verano para que la vuelta sea menos abrupta. Hay que disfrutar al máximo las vacaciones y aprovechar el tiempo de descanso es imprescindible para evitar la frustración de haber desperdiciado los días libres. Otro consejo es planificar el regreso con tiempo. No se debe volver de vacaciones el día antes.

Por último, hay que tomarse la vuelta con filosofía. Es necesario ver el trabajo como algo positivo y saber que nos podemos ir de vacaciones gracias a que tenemos un trabajo.

Nueve consejos para afrontar el trabajo tras las vacaciones