El Concello pone en marcha las nuevas medidas de tráfico en el centro

Las cámaras, ubicadas en los coches policiales ya pueden, desde ayer, controlar la situación adminsitrativa de los coches así como las infracciones | jorge meis
|

El progresivo cierre al tráfico de las calles del barrio de A Magdalena –las últimas las del entorno de la plaza de Armas– ha llevado al gobierno local a tomar otras determinaciones simultáneas que ayer se pusieron en marcha. De este modo, el portavoz del ejecutivo local, Julián Reina, dio cuenta de la firma del decreto que permitirá el acceso de taxistas, en el ejercicio de su profesión, a las zonas peatonales del centro.

Reina aludió a que los taxis prestan un servicio público y, apuntó, “consideramos que as peonalizacións do centro e cascos históricos teñen que ir acompañadas de medidas que permitan que se poida disfrutar de calidade de vida”.

Hasta ahora, para que un taxista pudiese recoger o dejar a un cliente en su puerta en una calle peatonal debía pedir una autorización previa al cuartel de la Policía Local, un requisito que se elimina con la firma de este decreto.

Cámaras de vigilancia
También coincidiendo con el inicio de la semana salió ya a la calle el conocido como “multacar”, las cámaras de vigilancia y control instaladas en los vehículos de la Policía Local para facilitar la revisión de estacionamientos incorrectos que dificultan la circulación u otras infracciones relacionadas con el tráfico o la situación administrativa de los vehículos que circulan por la ciudad.

El multacar puede identificar y fotografiar las placas de los vehículos estacionados y también en movimiento, independientemente de las condiciones meteorológicas y de que sea de día o de noche, incluyendo cámaras en la parte delantera del coche policial y en la trasera. Dentro del vehículo policial se cuenta con una tableta con pantalla táctil, un receptor GPS y comunicación con los servidores del Concello. Podrán, además, realizar consultas instantáneas con la Dirección General de Tráfico.

Por el momento, las cámaras sancionarán las infracciones más evidentes y que suponen molestias para otros colectivos, como la ocupación de paradas reservadas para estacionamiento.

También desde ayer se controla el acceso de vehículos al entorno de la plaza de Amas a través de cámaras de vigilancia, localizadas en las intersecciones de las calles Sol y Tierra y de Rubalcava con calle de la Iglesia, para regular el tráfico por el espacio peatonal que rodea la plaza y al que ya está prohibido el paso, tal y como indica la señalización instalada en su momento, pero que no ha impedido accesos indebidos de coches a la zona.

El Concello pone en marcha las nuevas medidas de tráfico en el centro