El Ejecutivo obliga a usar mascarilla en el transporte público y limita la atención a clientes en comercios

Una mujer con una mascarilla en un autobús | sintes (efe)
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer en una comparecencia en la Moncloa nuevas medidas que se pondrán en marcha este próximo lunes 4 de mayo como consecuencia de la fase 0 de la desescalada, entre las que se encuentra la obligación de usar mascarillas en el transporte público y la limitación en los comercios de atender a una persona por trabajador.  

Para facilitar el cumplimiento del uso de las mascarillas en el transporte público, el Gobierno facilitará un total de 6 millones de este material sanitario en los principales nudos de transporte públicos de España. 

Asimismo, se repartirán otros 7 millones de unidades a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para que procedan a su distribución y otro millón y medio a organizaciones como Cáritas, Cruz Roja o el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CEMI) para que garantizar su reparto en diferentes colectivos.

Por su parte, los comercios que reabran a partir de este lunes solo podrán atender a un único cliente por cada trabajador con el fin de garantizar la seguridad sanitaria.

Sánchez subrayó también que los comercios solamente podrán atender al público bajo el sistema de cita previa para evitar posibles aglomeraciones en el local. 

Algunos de los comercios que deben acatar estas medidas serán las librerías, las ferreterías, los talleres, las peluquerías o los locales de arreglo de ropa. 

De igual forma, explicó que se podrán realizar pedidos en restaurantes y cafeterías por teléfono, aplicaciones móviles o correo electrónico, confirmando que se podrá ir directamente al establecimiento a recoger la comida.

Igualmente se mantiene el reparto a domicilio como hasta ahora, pero el Gobierno pretende establecer un sistema preferente de para mayores, colectivos vulnerables, o con algún tipo de enfermedad o dependencia. 

Las medidas de la fase 1
El Gobierno permitirá reuniones de un máximo de 10 personas, sin importar si son del mismo núcleo familiar o no, durante la fase 1 de la desescalada, a la que accederán ya este lunes 4 de mayo las islas canarias de El Hierro, La Graciosa y La Gomera así como Formentera, en Baleares. 

Se prevé que, con carácter general, el resto de provincias acceda a la fase 1 el próximo 11 de mayo, una semana después de estas cuatro islas en las que la afección de la pandemia es ahora mismo reducida.

Las personas reunidas tendrán que guardar las distancias personales y las normas de higiene contra el Covid-19 como son el lavado de manos. 

Asimismo, el Gobierno decidió ampliar al 50 por ciento el aforo permitido en las terrazas de establecimientos hosteleros a partir de la fase 1 de la desescalada, que en un principio había planteado de solo un 30 por ciento. 

Según explicaron fuentes del Gobierno, se decidió ampliar sobre el porcentaje previsto porque se considera compatible con las debidas garantías de seguridad en materia de salud pública. 

Las mismas fuentes explicaron que el número máximo de diez personas para reuniones que se va a permitir en la fase 1 vale tanto para encuentros en domicilios como en terrazas.

También podrán abrir, al 50% de su capacidad, tanto las terrazas que estén en la vía pública y las que se encuentren dentro del espacio del establecimiento, siempre que sea al aire libre. 

Por otro lado, Sánchez aseguró que el Gobierno está teniendo ya conversaciones con sindicatos y empresarios para acoplar y amoldar los ERTE al periodo de transición que se abre el 4 de mayo.

El Ejecutivo obliga a usar mascarilla en el transporte público y limita la atención a clientes en comercios