Abandona la prisión el autor confeso del robo del códice Calixtino, a la espera de juicio

la abogada acompaña a fernández castiñeiras efe/óscar corral
|

Manuel Fernández Castiñeiras, autor confeso del robo del Códice Calixtino, salió ayer por la tarde de la prisión coruñesa de Teixeiro, en la que estaba recluido desde el pasado mes de julio.

Fernández Castiñeiras abandonó la cárcel a las 16.50 horas, acompañado de su abogada, Carmen Ventoso, y entró en un vehículo que lo esperaba en el aparcamiento.

A la salida aguardaban su mujer y su hijo, quienes también habían sido detenidos y, posteriormente, puestos en libertad por el mismo caso.

Fuera ya del recinto y ante una nutrida presencia de informadores, detuvieron el vehículo y la letrada explicó que su defendido deberá presentarse semanalmente ante el juzgado.

Carmen Ventoso, quien precisó que su cliente se encuentra “cansado” y “agobiado”, dado que “ve que su defensa presenta escritos y no llega nada a la Audiencia Provincial”. “Es un anciano, le dio un ictus en 2005, fue sometido a un interrogatorio muy bonito... ¿Cómo va a estar?”, dijo la letrada.

También expresó su malestar por cómo se está llevando el caso y afirmó que no ha recibido contestación a ninguno de los recursos que ha presentado.

 

recursos olvidados

La abogada dijo también desconocer cuándo se puede celebrar el juicio, porque los recursos –insistió– han quedado “en el libro de los olvidos”.

Fernández Castiñeiras se encontraba en la prisión coruñesa de Teixeiro desde el mes de julio de 2012, cuando el juez José Antonio Vázquez Taín decretó su ingreso sin fianza un año después de la desaparición del manuscrito del siglo XII del Archivo de la basílica compostelana, y tras un año de investigaciones.

Fernández Castiñeiras, extrabajador de la catedral, donde ejerció durante décadas como electricista, está acusado del robo del códice Calixtino, un libro considerado la primera guía de peregrinos, que apareció finalmente envuelto en periódicos en un garaje de Milladoiro propiedad del acusado.

Además, se encontraron en su vivienda otros objetos valiosos procedentes de la catedral y una cantidad importante de dinero en efectivo, 1,7 millones de euros, resultado supuestamente del robo continuado en el templo durante décadas.

Abandona la prisión el autor confeso del robo del códice Calixtino, a la espera de juicio