Reclaman la ampliación del único centro de mayores público de la ciudad

rueda de prensa en la sala de prensa del Concello de los trabajadores de la residencia de Caranza y el alcalde
|

Desde agosto del año pasado el único centro de mayores público de Ferrol, situado en Caranza, tiene dos de sus plantas cerradas, las obras de mejora están paralizadas, unos 40 usuarios están desplazados en otras residencias y la cuantía destinada para los trabajos –1,6 millones  de euros– ha bajado hasta un millón. Además, en el cajón ha quedado el proyecto de ampliación de este centro con un módulo de 80 plazas para mayores asistidos.
El comité de empresa del centro se ha manifestado en numerosas ocasiones y denunciado esta situación y ahora ha encontrado el apoyo del gobierno local, que respalda sus reivindicaciones y, a través de las enmiendas a los presupuestos de la Xunta –por parte de los partidos con representación en El Hórreo–, pedirán que se reserve una partida para poder ampliar unas instalaciones que dan servicio a toda la comarca de Ferrol.
El centro de Caranza  dispone de 191 plazas y actualmente están ocupadas 119, ya que algunos residentes han sido trasladados, en su mayoría, a centros privados o concertados con motivo de las obras iniciadas en febrero de 2014 y todavía sin concluir tras la renuncia de la empresa adjudicataria Decoraciones Bello. La obra está a la espera de ser licitada aunque el  ejecutivo autonómico anunció que será en breve.
Pero desde el comité de empresa, que preside José Manuel López Viqueira, se va más allá en las reivindicaciones y se pide –como estaba previsto en el mandato bipartito de la Xunta– que se contemple una ampliación del inmueble, teniendo en cuenta que hay terrenos anexos y que las personas mayores asistidas cuentan únicamente con 45 plazas de las totales. Sería un nuevo módulo con 80 camas que permitiría dar un servicio público del que carece la ciudad y la comarca, ya que la residencia más próxima se halla en Oleiros.
También se denuncia la reducción del presupuesto de las obras, que estaba fijado en 1,6 millones y ahora, según fuentes del comité, se ha rebajado hasta un millón, sin que se sepa en qué se van a invertir los 600.000 euros restantes.
Tanto el alcalde, Jorge Suárez, como la edil de Benestar Social, Beatriz Sestayo, mostraron su total apoyo a estas reivindicaciones y señalaron que mantendrán una reunión con el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey, al respecto, ya que es conocedor de la situación.
En este sentido, recordaron que el ahora conselleiro, como el resto del grupo popular, votó en contra el pasado año de una moción presentada por PSOE, BNG y EU en similares términos que ahora se plantea desde el comité y que fue rechazada.
El regidor local recordó que la posibilidad de que Ferrol cuente con un centro para asistidos depende de la consignación presupuestaria de la Xunta y apuntó que las personas deben estar por encima de otras necesidades, aludiendo, en este sentido,  a los cuatro millones de euros que se pretenden destinar en la reforma de la obra de A Trinchera.

Reclaman la ampliación del único centro de mayores público de la ciudad