Ferrol compensa las emigraciones con la entrada de personas de fuera

La mayoría de los inmigrantes que llegan a Ferrol lo hace desde la propia provincia y de otras comunidades, mientras que del extranjero son muchos menos | jorge meis
|

Aunque la sangría poblacional de la ciudad de Ferrol es continua con el paso de los años, lo cierto es que la eminente disminución de la natalidad juega un papel decisivo. Así, pese a que la emigración, mayoritariamente interna, a municipios incluso de la misma provincia, existe, ésta es inferior a la que había hace diez años, mientras que el número de personas que llegan a la ciudad sube en el último decenio, lo que arroja un saldo migratorio positivo frente a uno negativo diez años antes.

En la ciudad naval, según los últimos datos aportados por el IGE y que se corresponden con 2019, un total de 2.632 personas dejaron la ciudad, la mayoría de ellas –1.294– para trasladarse a concellos de la misma provincia, muchos incluso dentro de la misma comarca –836–. La cifra de emigraciones de Ferrol se completa con 1.108 salidas de las denominadas emigraciones externas, que bien son a otra comunidad autónoma del mismo país –1.007– o bien al extranjero –101–. Pese a que se siguen produciendo salidas de la ciudad, lo cierto es que son algo menores que hace diez años, cuando se contabilizaron en total 2.688. Disminuyeron así las marchas a otras ciudades gallegas y al extranjero pero subieron, por el contrario, las salidas migratorias a otras comunidades autónomas.

El vecino municipio de Narón vive una situación diferente y, en este caso, los últimos datos reflejan que han emigrado de ese concello más personas que hace un decenio –1.162 personas en 2019 frente a 1.153 en 2009–. Además, aumentan todos los supuestos, tanto las emigraciones a la misma comarca y a otras, como a distintas provincias y a otras comunidades o al extranjero.

Inmigración
La salida de residentes en toda la comarca de Ferrolterra, incluyendo sus dos principales municipios, Ferrol y Narón, se compensa con la llegada de inmigrantes, arrojando saldos migratorios positivos.

Aunque estos saldos son bastante inferiores a los de hace diez años en el conjunto general de la comarca –591 en 2009 y 434 en 2019– y en el municipio de Narón –de 602 hace una década se ha pasado a solo 167–, la situación cambia totalmente en la ciudad naval, que hace diez años arrojaba un saldo migratorio negativo de 163 –más emigración que inmigración– mientras que los datos de 2019 hablan de un paso a saldo positivo, nada menos que de 67 personas.

La mayoría de los ciudadanos que llegan a Ferrol –2.699– para fijar su residencia proceden de la misma provincia –1.048– y de otras comunidades –915–, mientras que del extranjero llegaron a Ferrol 549 personas el último año contabilizado. 

La misma procedencia mayoritaria se da en Narón –1.629 inmigrantes– y solo 195 de estos llegan del extranjero.

Ferrol compensa las emigraciones con la entrada de personas de fuera