Un incendio arrasa una vivienda de la calle Arce y obliga a evacuar el edificio

Incendio calle Magdalena
|

Los inquilinos del 209 de la calle Arce no podían creer lo que veían a medida que se iba acercando a los cordones policiales de las calles aledañas. Las llamas devoraban su edificio mientras una enorme columna de humo salía de la galería del segundo piso. Los pocos que se encontraban en casa cuando se iniciaron las llamas ya habían sido desalojados y, algunos de ellos atendidos por los servicios sanitarios.
Fue alrededor de las once de la mañana cuando una mujer se asomó a la ventana de la segunda planta gritando “socorro” y alertendo al resto de vecinos del incendio, según relataron otros inquilinos. 
A pesar de los momentos de pánico, uno de los residentes logró tranquilizarla y la ayudó a salir de casa mientras otros salían de sus pisos alarmados por el fuerte olor a humo. La Policía Nacional tuvo que ayudar a la evacuación de dos vecinos con problemas de movilidad.
Según relató el jefe de Bomberos de Ferrol, Aureliano Bacelo, cuando llegaron no había nadie en las viviendas, “pero parecía que quedaba alguien dentro porque se escuchaban como quejidos, que resultaron ser de un gato que había en la casa incendiada”, explicó. Uno de los bomberos consiguió rescatar a la mascota de entre las llamas, aunque ya con síntomas de intoxicación. 
“Creíamos que estaba muerto, pero el final consiguió reponerse”, señaló Bacelo. El fuego, según explicó el responsable de Bomberos, se inició en una habitación que daba a la calle Arce y se propagó con gran rapidez debido a que casi todo el interior era de madera. Esto, además, hizo que las llamas atravesasen literalmente la galería y llegasen al tercer piso.

Daños
En la vivienda incendiada el fuego se llevó por delante el dormitorio, la cocina, el comedor y parte del recibidor. Aunque todavía no se ha analizado el escenario minuciosamente, todo parece indicar que el incendio se pudo originar en un deshumidificador.
Sobre las 12.30 horas los Bomberos dieron por controlado el incendio, que únicamente provocó daños materiales aún sin cuantificar. La rápida actuación del cuerpo de extinción fue clave para que el fuego no afectase a otras viviendas ni dañase zonas estructurales del inmueble.
Aun así, las tareas se prolongaron durante buena parte de la jornada para comprobar que no quedaban rescoldos entre las tablillas del parqué ni puntos calientes entre los escombros que pudieran reavivar el fuego en las siguientes horas. Los inquilinos no podrán volver por el momento a sus domicilios.

Un incendio arrasa una vivienda de la calle Arce y obliga a evacuar el edificio