Modernismo al servicio de las iniciativas culturales y empresariales más punteras

imagen del taller de restauración de maría carreró, que se repetirá esta mañana luis polo
|

Los muebles arrinconados guardan a menudo un valor que aflora cuando caen en manos de restauradores que conocen la peculidaridad de diseños y materiales y son capaces de devolverles la vida. El interés por estas piezas únicas o, simplemente, el deseo de lavar la cara de los objetos que utilizamos a diario crece (y más en épocas de penuria económica). Buena prueba de ello es que el taller de restauración que organiza Art Nouveau Showroon Occidente agotó sus plazas y, además de la sesión de ayer, organiza otra para esta misma mañana. La encargada de impartirlo es María Carreró, una restauradora que también es distribuidora oficial de Annie Sloan en España. Esta casa ideó la Chalk Paint, una pintura que se aplica directamente sobre las superficies, sin necesidad de acondicionarlas previamente.

El curso de restauración, a un precio nada desdeñable de 9,99 euros, es solo una de las actividades que de aquí a los próximos meses ofrece Occidente (empresa de diseño y comunicación) en el número 186 de la calle Magdalena, un edificio de Ucha que es ejemplo de la belleza de la arquitectura modernista. En febrero, en varias jornadas, organizan un taller de huertos urbanos, “en el que los asistentes podrán aprender cómo sacarle partido a la terraza, al balcón, a ese rinconcito de la azotea...”, explican. Además, para celebrar el Día de San Valentín (14 de febrero) realizarán una demostración de cómo combinar la ginebra para hacer diferentes cócteles.

Para marzo preparan clases de fotografía para niños, “para enseñarles de forma divertida cómo tomar mejores fotos y sacarle partido a su cámara” y repetirán el mercadillo “No me tires los trastos”, que pusieron en marcha con gran éxito en la pasada Fashion Night. Recogen muebles de los que los ciudadanos se quieren deshacer y se encargan de venderlos. El despositario se lleva un porcentaje de esta venta.

Esta “showroom” (literalmente, un espacio para enseñar productos) se adapta a diversos formatos y se ofrece también a personas y colectivos que deseen aprovecharlo para dar a conocer sus proyectos. “Es un espacio multifuncional con infinidad de posibilidades”, explica José Antonio Marcote, de Occidente. Además tiene el añadido de ser un inmueble con gran valor arquitectónico, que puede servir de reclamo también fuera de Ferrol. “La intención es que no sea un escaparate solo para la ciudad, sino que las actividades que aquí se hagan tengan repercusión en Galicia”, explica.

De ahí que sus iniciativas busquen llamar la atención proponiendo actividades originales, que se salen de la oferta clásica. “Queremos que la gente abra los ojos y vea que el barrio de A Magdalena, a nivel comercial, es una zona fantástica, con posibilidades de hacer cosas. Siempre estamos reflejando las cosas malas pero el 99’9% de las casas se conservan perfectamente. El nuestro, por ejemplo, es un edificio precioso, con comodidades y buen acceso. La mejor manera de promocionarlo es hacer actividades”, apunta Marcote.

 

Modernismo al servicio de las iniciativas culturales y empresariales más punteras