La pandemia se acelera en Estados Unidos mientras que se estabiliza la curva en Italia

Donald Trump comparece en la Casa Blanca para informar de la situación del Covid-19 | Tasos Katopodis
|

La pandemia de Covid-19 prosigue su aceleración con más contagios y muertes en Estados Unidos, a la vez que se registra una estabilización de la curva en el grande foco de Italia. 

El estado de Nueva York, el epicentro del coronavirus en Estados Unidos y a nivel mundial, anunció este domingo que el coronavirus causó 4.758 muertes y 130.689 contagios, mientras las autoridades advertían de que esta semana el país vivirá un “momento como el de Pearl Harbor, como el del 11-S”.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que el sábado aseguraba que el pico de contagios en Nueva York llegaría en los próximos siete días, declaró que el estado podría haber llegado ya al momento más elevado de los contagios por coronavirus. 

“Estamos viendo la evolución de esta historia, estamos viendo el desarrollo de la narración. Todos estamos viendo una película, todos estamos esperando a ver la siguiente escena porque según se desarrolla la película se empieza a entender la historia cada vez mejor”, dijo Cuomo para referirse a que se necesita que pasen varios días para saber en qué momento se encuentra la expansión de la pandemia, que en el país causó más de 9.000 muertes, según el propio gobernador.

Ante esta situación Nueva York se plantea hacer “entierros temporales” excavando zanjas en parques ante el creciente número de fallecidos, que amenaza con desbordar tanto las morgues establecidas como a las móviles de emergencia, según alertaron ayer sus autoridades. 

“Como Pearl Harbor o el 11-S”
Desde Washington, el director general de salud pública del Gobierno estadounidense, Jerome Adams, aseguró que esta “va a ser la semana más dura y triste de las vidas de la mayoría de los estadounidenses”.

“Este va a ser nuestro momento similar al de Pearl Harbor, al del 11-S, solo que no va a estar concentrado en un mismo sitio. Va a ocurrir por todo el país”, agregó.

El número de casos confirmados en Estados Unidos supera casi los 350.000 infectados y el de muertos los 10.335, con Nueva York a la cabeza. 

El principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci, confió en que “en el plazo de una semana, quizá un poco más, se empiece a ver un aplanamiento de la curva y un descenso”.

Asimismo, el coronavirus dejó una oleada de despidos aparejados al parón económico, que en las últimas dos semanas envió al paro a casi 10 millones de personas y ayer provocó que se desborden los departamentos de Trabajo de varios estados, como Nueva York y Nueva Jersey. 

No obstante, el virus parece ralentizarse en el país italiano, donde los fallecidos ascienden a 16.523, al registrarse 636 más en las últimas 24 horas, una cifra superior a los 525 del domingo, que fue la más baja en tres semanas. 

Los casos totales desde que se detectó el virus el 21 de febrero son 132.547, 3.599 más respecto al domingo pero una cifra inferior al día anterior, lo que parece confirmar la ralentización de los contagios en Italia, según los datos proporcionados ayer por Protección Civil. 

Según su director, Angelo Borrelli, actualmente hay 93.187 personas enfermas, con lo que el número de positivos subió en 1.941 en un día y 22.837 personas ya se han curado, más de mil en un solo día. 

La mayoría de los positivos, 60.613, están en aislamiento domiciliario, otros 28.976 están hospitalizados con síntomas y solo 3.898 ingresados en cuidados intensivos, una reducción por tercer día consecutivo. 

El neumólogo Luca Richeldi señaló que “los datos confirman sustancialmente la tendencia reconfortante” bajista que se registró en los últimos días y que “demuestra que las medidas de confinamiento están dando resultados” en el país italiano. 

El Gobierno italiano aprobó un confinamiento total nacional y la suspensión de todas las actividades productivas no esenciales hasta el 13 de abril para intentar contener el virus, aunque en el país se da por descontado que se alargará hasta mayo, tal y como comentó Protección Civil. 

Richeldi subrayó que la decisión de ampliar el aislamiento en Italia será del Gobierno, pero destacó que aunque los datos son alentadores no deben provocar una reducción de la atención y la prevención mantenida hasta el momento. 

Asimismo, indicó que desde el 30 de marzo al 6 de abril, Italia contabiliza un 90 % menos de hospitalizados y también está reduciendo el número de personas que necesitan atención en las unidades de cuidados intensivos, lo que permite que los hospitales dejen de estar al límite, como ocurrió durante las últimas semanas.

La pandemia se acelera en Estados Unidos mientras que se estabiliza la curva en Italia