El orangután predice el sabor de combinaciones de alimentos

Sandra es un orangután que vive en el zoo de Buenos Aires aec
|

El orangután es capaz de saber cómo sabrá la mezcla de varias alimentos que ya conoce, como por ejemplo un zumo, gracias a los recuerdos relevantes de su pasado. Así lo determina un estudio que, además, acaba con la teoría de que solo el hombre era capaz de llevar a cabo este razonamiento predictivo.

Según explicaron los autores, investigadores de la Universidad de Lund (Suecia), esta capacidad se conoce como predicción afectiva y para ella se utilizan las experiencias previas para evocar imágenes mentales sobre situaciones totalmente nuevas.

En general, la toma de decisiones es mucho más fácil cuando uno se guía por la experiencia previa. La previsión afectiva es importante porque permite a las personas predecir si una situación será una tarea fácil o no, recombinando mentalmente elementos de experiencias previas sobre posibles escenarios, y permite que la gente tenga una idea de lo que se puede sentir. Hasta ahora, se creía que esta capacidad había evolucionado solo en los seres humanos, pero los responsables de este trabajo, decidieron investigar en animales para confirmarlo. Para ello, desarrollaron una prueba no verbal para evaluar cómo un animal responde a los nuevos sabores.

El macho orangután de Sumatra (Pongo abelii) llamada Naong, de 21 años y que vive en el zoológico Furuvik (Suecia), fue parte del estudio, al igual que diez personas de edades comprendidas entre los 20 y los 35 años de edad. Las pruebas consistieron en crear mentalmente nuevas mezclas de zumos a partir de ingredientes que ya se conocían, y para predecir si los productos finales podrían ser agradables o no.

 

REFLEJAN SUS PREFERENCIAS

En el proceso se combinaron cuatro ingredientes familiares (cereza, limón, ruibarbo y vinagre) en seis mezclas de bebidas que nunca antes habían probado. Se encontró que tanto los sujetos humanos como el orangután elegían de forma coherente opciones que reflejaban sus preferencias de sabor particulares para los diversos ingredientes. El rendimiento del orangután, en este sentido, se mostró dentro del rango de lo mostrado por los seres humanos.

Los expertos apuntaron que el animal tomó decisiones consistentes cuando se enfrentaba a situaciones que nunca antes había experimentado y no respondía al azar a modo de “prueba y error”, conscientemente elegían opciones acordes con sus gustos.

El orangután predice el sabor de combinaciones de alimentos