El Sánchez Aguilera, opción para los que trabajan pero no viven en el centro

Baches del Aparcamiento del Sanchez Aguilera
|

Tanto el alcalde, José Manuel Rey, como el concejal de Tráfico, Pablo Cal, remitieron a las personas que trabajan en el barrio de A Magdalena pero no viven en él a hacer uso de los aparcamientos disuasorios una vez que entre en vigor la Ordenanza Reguladora do Estacionamento. Precisamente este colectivo es uno de los más afectados por las medidas incluidas en esta normativa, ya que se elimina el aparcamiento libre y todas las calles tendrán limitación horaria, bien a través de zona azul, bien de parking exprés.
Entre los espacios que pueden utilizar estos trabajadores el regidor municipal citó el cuartel Sánchez Aguilera, donde se mostró dispuesto a realizar algunas obras de mejora tal y como se demandó el pasado jueves en la asamblea de la asociación de vecinos Pedro Padrón. Sin embargo, aludió a las limitaciones presupuestarias y a la necesidad de estudiar “el mejor momento para ejectuar los trabajos” para rehusar fijar una fecha para la intervención. En cualquier caso, sí dijo que será antes de la firma del convenio con Defensa, aunque lo cierto es que tampoco hay previsión sobre cuándo se rubricará este acuerdo.
Por su parte, Pablo Cal añadió al Sánchez Aguilera como zonas en las que pueden aparcar quienes trabajen en el centro la zona de la avenida Mac Mahón, en Esteiro o la de Irmandiños cuando se reabra al tráfico, algo que no sucederá antes de la próxima primavera.
En relación con las propuestas que la asociación Pedro Padrón formuló en la asamblea vecinal –entre ellas restar plazas del parking exprés y combinarlo con las zonas de carga y descarga para ampliar las destinadas a residentes y las de estacionamiento libre–, Cal expresó su sorpresa por el hecho de que se planteen ahora, ya que en el período de alegaciones de la ordenanza no se recibió ninguna sugerencia.
El concejal de Tráfico insistió en que “el aparcamiento en superficie es el que hay, las calles no se amplían y se trata de poner orden en la escasez procurando favorecer a los residentes en determinadas zonas y propiciar la rotación de vehículos en vez de dejarlo todo al azar”. El edil señaló que los cambios normativos obedecen a las peticiones tanto de vecinos como de comerciantes y añadió que el objetivo es “potenciar la actividad de los negocios y que no resulte tan duro vivir en A Magdalena”.
Por otra parte, y en relación con las alegaciones al Plan de Transporte de la Xunta que contemplaba varios cambios en el servicio de autobuses en Ferrol, Cal señaló que todavía no tiene respuesta de la administración autonómica. No obstante considera que será receptiva, sobre todo en cuestiones como la conexión de los barrios con la zona hospitalaria.

El Sánchez Aguilera, opción para los que trabajan pero no viven en el centro