El Racing ya no está invicto

|

El Racing ya no puede presumir de invicto. El Navalcarnero le infligió su primera derrota jugando como tal y como se esperaba. Una forma simple... pero que al equipo ferrolano se le hizo complicada, imposible de superar. A su rival le bastó con defenderse con orden y aprovechar una de sus pocas opciones para llevarse los tres puntos de A Malata y, de esta manera, frenar la dinámica de la escuadra contraria.
No fue un partido cómodo. El Racing, pese a intentar desmontar al rival a través de una rápida circulación de pelota, se topó con un contrario correoso y con las ideas claras. Fue así como evitó que el cuadro verde generase ocasiones y hasta que jugase con fluidez. De hecho, solo en los minutos finales del primer período el cuadro verde estuvo cerca de marcar, aunque sus intentos no fueron excesivamente claros. Mientras, su rival también dispuso de algunas opciones. 
El Racing de la segunda mitad mejoró su rendimiento. A través de una circulación más precisa empezó a acercarse a la portería y hasta a generar ocasiones para marcar –Fran Sota tuvo en sus botas la más clara, pero su remate se fue desviado–. Pero con el paso de los minutos el Racing fue perdiendo la claridad que había mostrado en los primeros instantes y sus ocasiones empezasen a reducirse. Fue un respiro para el Navalcarnero que, entre eso y los cambios realizados, empezó a estirarse hacia la meta rival. En una de estas llegadas, un centro de Edgar desde la derecha fue rematado por Barbosa para convertirse en gol.
Poco más de diez minutos le quedaban al Racing para intentar rescatar el empate. Sin embargo, en ese tiempo no solo no marcó, sino que no le dio tiempo a crear ni una ocasión. Por eso, la primera derrotar liguera se hizo realidad. l

El Racing ya no está invicto