Presentan en Santiago la solución a un problema matématico centenario

Gallardo y Cowen ilustran el problema con un balón de baloncesto durante la rueda de prensa efe
|

Dos matemáticos, el estadounidense Carl Cowen y la española Eva Gallardo, aseguraron ayer que han resuelto el emblemático problema del subespacio invariante en los espacios de Hilbert, que la comunidad científica lleva décadas intentando solucionar, en base a una teoría lanzada hace un siglo.

Los dos matemáticos ofrecieron una rueda de prensa en la Universidad de Santiago (USC) en la que señalaron que se trata de un documento concluyente cuyo contenido quedará reflejado en publicaciones académicas especializadas.

El presidente de la Real Sociedad de Matemática Española, Antonio Campillo, aseguró que Cowen y Gallardo fueron invitados a pronunciar una conferencia por la importancia de haber hallado una “solución a un problema matemático planteado por el matemático John von Neumann”.

“Muchos matemáticos consideran que se trata de uno de los grandes problemas pendientes de resolver del milenio”, ha subrayado Campillo, que añadió que se trata en concreto del “problema del subespacio invariante en los espacios de Hilbert”, basado en la teoría del gran matemático alemán David Hilbert.

“Nadie en el mundo está más sorprendido que nosotros de haber resuelto ese problema porque no lo esperábamos”, comentó Cowen, que se encuentra actualmente pasando un año sabático en España.

La resolución del problema fue entregada el 10 de diciembre, con la fórmula, que fue analizada por varios expertos, declaró Cowen en la conferencia de prensa.

“La ventaja es que la solución es corta. No es un trabajo de trescientos folios con complicadas ideas, sino que son menos de veinte páginas”, aseguró.

Varios matemáticos aseguraron en las últimas décadas haber dado con la fórmula, aunque sus resultados, una vez contrastados, fueron desechados por contener errores.

Gallardo, de 39 años, visiblemente emocionada, sostuvo que “es un problema que han abordado y han tratado de resolver muchísimos matemáticos muy prestigiosos”.

“A veces uno piensa que ha cometido un error, pero la prueba la hemos revisado muchísimas veces, nos lo han revisado expertos en el área, y la sensación es que, a ver si nos hemos equivocado en algún sitio y esto no acaba de cuadrar, pero parece ser que de momento las cosas siguen en pie”, agregó.

Cowen, que mostró su satisfacción por haber hallado la clave, manifestó que resulta difícil explicarla ya que es “difícil” pensar para una cabeza humana en “algo más allá de las tres dimensiones del mundo”.

Presentan en Santiago la solución a un problema matématico centenario