Sin margen para el error

El Racing vuelve a jugar en A Malata tras casi un mes sin hacerlo | jorge meis
|

El premio que la semana pasada le daba al Racing ganar en Zamora era colarse, por primera vez en el campeonato, entre los tres primeros –los que al fina de la primera fase seguirán luchando por el ascenso a Segunda–. El botín que ofrece el encuentro que lo enfrenta al Salamanca esta tarde –17.00 horas, A Malata— no es tan suculento, porque solo es seguir a tiro de las posiciones deseadas. Sin embargo, todo lo que no sea ganar sería comprometer seriamente las opciones de clasificación a solo cinco jornadas para el final liguero.


Será el de hoy un duelo de extremos, porque enfrente estarán el Racing, el peor local del torneo, y el Salamanca, uno de los dos equipos que aún no ha sido capaz de puntuar a domicilio. Alguna de las dos rachas se romperá con el resultado de esta tarde y el cuadro verde ansía ser el que lo haga. Para ello, como recordó su entrenador, Emilio Larraz, lo que se necesita es dar un paso más ante un rival que, después de estar en lo más bajo de la tabla clasificatoria, parece haber recuperado fuelle y llega en su mejor momento del ejercicio.


Disposición

Gana efectivos el Racing en la zona de vanguardia –Quique Fornos regresa tras superar la sobrecarga muscular que lo tuvo dos semanas de baja y Mariano Gómez está dispuesto para debutar– y eso le brinda la oportunidad de recuperar la disposición de tres centrales y dos carrileros que tan buenos resultados le dio en el pasado. Sin embargo, ahora los problemas para el cuadro verde se concentran en la parte delantera, donde Joselu es el único ariete específico que hay y el técnico tiene que buscar una solución a la hora de con­feccionar el equipo titular.


Sea de la manera que sea, lo que el Racing quiere es demostrar los argumentos que le han hecho estar siempre tan cerca de las tres primeras posiciones. Así. además de ser el máximo goleador del subgrupo 1-A, el cuadro verde quiere sumar una mayor eficacia defensiva, evitando que las pocas ocasiones que se conceden al rival terminen en gol, que es lo que ha pasado en las últimas jornadas del campeonato.


El partido, además, pondrá en juego la necesidad de un Salamanca que tiene que sumar de tres en tres para no quedarse en la zona que lleva a pelear por evitar el descenso de categoría. Con el paso de los minutos, por eso, es posible que el rival tome más riesgos si el marcador no lo es favorable, algo de lo que tratará sacar partido el adversario.

Sin margen para el error