Rajoy replica a Tsipras que no es responsable de la frustración que ha creado la “izquierda radical”

|

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, replicó ayer duramente al primer ministro griego, Alexis Tsipras, que acusó el sábado a España y Portugal de haber querido llevar a Grecia al “abismo”, y dijo que su Gobierno no es responsable de la “frustración” que ha generado la “izquierda radical” en ese país.

Rajoy se sirvió de su intervención en un mitin en Sevilla para responder a Tsipras y reprocharle haber prometido a los griegos lo que sabía que no podía cumplir, una crítica que también le sirvió para atacar implícitamente a Podemos, al subrayar que es “muy fácil inventarse un partido en media hora”, pero cosa muy distinta es gobernar y tomar medidas para sacar un país adelante.

“Hablar es muy fácil pero luego la vida es muy dura” o “no es lo mismo hablar en un pabellón de deportes que ir a las reuniones del Consejo Europeo” fueron algunas de las frases del presidente del Gobierno y del PP para contraponer la gestión de su partido a las promesas que se hacen, no solo en Grecia, sino también en España.

E insistió en que “una cosa es predicar y otra dar trigo, una cosa es prometer y criticar al Gobierno” y otra coger un país “en la ruina, al borde de la quiebra y el rescate y sacarlo adelante”. “Eso no es tan fácil”, añadió.

Ante 2.500 personas, según la organización, en este acto junto al candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, Rajoy inició su intervención con el reproche a Alexis Tsipras, porque, como subrayó el presidente del Gobierno, lo que ocurra en Grecia también es importante para España.

Insistió en que España, como el resto de los miembros de la UE, ha sido y seguirá siendo solidario con Grecia para ayudarle a sobrellevar este momento “muy difícil”, pero advirtió de que el país heleno tiene que cumplir por su parte con los compromisos adquiridos.

Todo en un mitin en el que el jefe del Ejecutivo recordó su promesa de cara a la próxima legislatura, la creación de tres millones de empleos para alcanzar los veinte millones de ocupados, un objetivo posible.

Por su parte, el Ejecutivo griego afirmó ayer que no busca “enemigos externos”. “El nuevo Gobierno griego no clasifica a los países y a los ciudadanos de Europa en amistosos y hostiles; no busca por tanto enemigos externos, sino soluciones en toda Europa a través de la cooperación y el diálogo de los pueblos y los gobiernos. Por lo tanto, cualquier malinterpretación no ayuda al diálogo”, dijeron.

Recalcaron que Tsipras únicamente quiso explicar con detalle al pueblo griego la “negociación dura de un crítico Eurogrupo que acabó en acuerdo”.

Rajoy replica a Tsipras que no es responsable de la frustración que ha creado la “izquierda radical”