Los vecinos de Angrois que auxiliaron al maquinista ratifican su versión ante el juez

julio santiso vecino de angroís que ayudó al maquinista del tren alvia efe/xoán rey
|

Dos de los vecinos que auxiliaron al maquinista del tren que sufrió el fatal accidente el pasado día 24 de julio en Santiago ratificaron ante el juez que lleva el caso, José Luis Aláez, la versión de los hechos que ofrecieron tras el siniestro que costó la vida a 79 personas.

Los dos vecinos de la parroquia de Angrois que rescataron al maquinista, Evaristo Iglesias y Julio Santiso, comparecieron ayer como testigos ante el titular del Juzgado número 3 de Santiago, al igual que el jefe de circulación de la estación de Santiago, que ofreció al magistrado datos técnicos sobre sus competencias.

En medio de una gran expectación de la prensa, ninguno de ellos quiso hacer declaraciones. El primero de los testigos, el jefe de la circulación de la estación, entró en los juzgados de Fontiñas de Santiago antes de la cita que tenía con el juez, a las 10 horas.

Testificó durante algo más de media hora y salió por una puerta distinta a la principal sin hacer declaraciones.

El vecino de Angrois Evaristo Iglesias sí entró por el acceso principal, pero tampoco hizo declaraciones y, tras hablar durante unos diez minutos, salió por otra puerta y eludió a la prensa.

El último en testificar, Julio Santiso, hizo unas breves declaraciones al entrar, visiblemente nervioso, y señaló que tenía previsto declarar lo mismo que dijo ante la Policía y dijo sentirse “un poco incómodo”. Al salir de su declaración, que se prolongó algo más que la de su vecino, también evitó la prensa.

Evaristo Iglesias había apuntado a varios medios de comunicación tras el accidente que el maquinista decía cuando fue rescatado “Me quiero morir, no quiero ver esto”, y que le reconoció que venía con exceso de velocidad.

En las declaraciones de ayer, además del juez y el fiscal, estuvieron presentes los abogados de Adif, Renfe, del maquinista, Francisco José Garzón, que se encuentra en libertad imputado por 79 homicidios por imprudencia, la de una de las familias de las víctimas, así como el de la aseguradora Allianz, Roberto Botana.

Este declaró, a preguntas de los periodistas, que al jefe de circulación se le preguntó por aspectos técnicos, sobre cuáles son sus competencias y la gestión de la propia estación, como la señalización de acceso a las vías, pero no sobre si puede o no parar un tren, matizó, puesto que eso compete al maquinista.

Botana también ratificó que, según lo que se sabe hasta ahora, no ha habido ninguna comunicación telefónica entre la estación de Santiago y el maquinista antes del accidente.

Los vecinos de Angrois que auxiliaron al maquinista ratifican su versión ante el juez