Gaikai busca aglutinar a los amantes de la cultura asiática en la comarca

Varios miembros de la asociación junto a la edil de Mocidade, Saínza Ruiz, segunda por la izquierda jorge meis
|

Los amantes de la cultura asiática tienen desde hace unos tres meses un lugar de encuentro en Ferrol tras el nacimiento de la asociación Gaikai, que pretende convertirse en un espacio para jóvenes y adultos en el que compartir la pasión por esta cultura e informar con objeto de derribar falsos mitos en torno a ella.
Así lo cuenta su presidenta, Beatriz López, una de las cuatro personas que se unieron para fundar la entidad, tras consider que era un espacio no cubierto en la sociedad ferrolana. “Éramos aficionados y nos encontrábamos sin un lugar de reunión, siempre teníamos que desplazarnos a otros eventos en A Coruña, por ejemplo”, explica. Por ello, decidieron ponerse en marcha para subsanar esta carencia y constituirse como una asociación sin ánimo de lucro a través de su registro en la Xunta de Galicia.
Su primer evento en sociedad fue el Ferroleando 2016 que tuvo lugar el pasado mes de julio y en el que participaron con dos concursos –uno de karaoke de anime japonés y otro de cosplay– y dos talleres –sobre tero tero bouzu y hachimakis–. “Estamos empezando”, incide López, por lo que durante estos primeros meses están trabajando fundamentalmente en darse a conocer y enfocar su actividad a los más jóvenes.
La próxima cita –anunciada el pasado miércoles– será el día 3 de septiembre en el Cantón de Molíns, ya que han organizado –en colaboración con el Concello– una quedada para jugar la “invasión Pokémon”, una yincana y la proyección de la película “Mewto vs. Mew”. Se trata de una actividad dirigida tanto a niños como a mayores, que pretende fomentar la creación de equipos con objetivos comunes.
De momento, la asociación está configurada por los cuatro socios fundadores, pero ya hay gente que los sigue con asiduidad, con lo que esperan crecer con el tiempo e ir incorporando nuevos socios, según indica López.
La intención es ir aglutinando progresivamente a más aficionados y convertirse en una referencia en Ferrol y comarca. Para ello, ya barajan algunas ideas como continuar con los talleres de manualidades –origami o farolillos chinos–, realizar proyecciones de películas coreanas o japonesas, fomentar la lectura de comics y la creatividad. Respecto a la acogida que podría tener la iniciativa, López se muestra optimista. “Creo que sí hay personas interesadas en esta cultura, lo que pasa es que estamos dispersas”, dice. Así, con el tiempo, esperan poder contactar con asociaciones de otras ciudades para explorar colaboraciones más grandes e incluso plantear una recogida de firmas para que la Escuela Oficial de Idiomas ofrezca clases de japonés.

esperanza
Si bien Gaikai todavía está empezando a moverse, lo hacen con ilusión y muchas ganas. “Nuestras metas son muy grandes”, señala López, que dice tener esperanza en “hacer de nuestro hobbie algo bonito que compartir con los demás y que también nos permita aportar información sobre esta cultura a la sociedad”.
A este respecto, cree que en ocasiones existen muchos falsos mitos que es necesario derribar y que hace que las familias no entiendan la afición de algunos de sus hijos. “Hay un vacío a la hora de clasificar las series que ven nuestros hijos, como ocurrió con Shin-Chan, que se emitió como si se tratase de una serie infantil cuando en realidad es como Los Simpson a nivel japonés”, aclara. Por eso, desde la asociación quieren recalcar la falta de información que hay al respecto y plantean realizar talleres de géneros, así como orientar a los padres para que sepan qué series son las más adecuadas para sus hijos.
En este sentido, López recuerda un caso de un niño de unos 14 años que le pidió si podía conocer a sus padres diciéndole que “quiero que vean que eres normal”, según recuerda. “Es algo que me impactó porque todos somos normales”, pero en ocasiones hay una gran falta de información sobre hobbies o culturas que están alejadas de nuestra realidad.
A la larga también les gustaría contar con un local para poder realizar actividades más a menudo, aunque todavía es pronto. Lo importante es que sobre todo los más jóvenes “tengan un lugar a donde ir”, señala. “Cuando te llegan los chavales a dar las gracias, eso es lo más reconfortante”, añade. n

Gaikai busca aglutinar a los amantes de la cultura asiática en la comarca