Drivy: mucho más que un alquiler de coches entre particulares

Drivy
|

A pesar de que a nadie le sorprenda escuchar todo lo que Internet tiene que ofrecernos, todavía hay ocasiones en los que el potencial de Internet supera todas nuestras expectativas. Sobre todo en sectores donde parecía que no había opción a cambiar los formatos habituales, como por ejemplo en el caso de los alquileres de coche y Drivy. Una plataforma de alquiler de coches entre particulares que ha revolucionado al sector del alquiler y que ha hecho que cada vez sean más las personas que puedan disfrutar de un coche a un precio mucho menor que los de las empresas de alquiler.

De hecho, Drivy es otro ejemplo más de una sociedad que está cambiando y que cada vez pide tener más alternativas reales y asequibles de las que poder disfrutar en el día a día, como ha ocurrido también en el sector de la hostelería y de los alquileres vacacionales. Al fin y al cabo, con un recurso como Drivy no solo podremos encontrar el alquiler que estamos buscando sino que nosotros mismos podremos poner en alquiler nuestro vehículo para así rentabilizar nuestro coche cuando no lo estamos usando (algo que por desgracia es bastante habitual en las ciudades donde a menudo la gente tiene que moverse en transporte público debido a las restricciones por contaminación, a las dificultades para aparcar o a los numerosos atascos que se forman cada día).

Un recurso al que ahora también le tenemos que añadir el hecho de que podremos disfrutar de coches de alquiler con una reserva inmediata, sin necesidad de tener que enviar una solicitud y esperar a obtener una respuesta a la misma. Una opción que hará incluso más atractivo un servicio que ya ha tenido una muy buena acogida en España y en Europa, con más de 1,5 millones de usuarios que han podido disfrutar de los más de 50.000 coches particulares en alquiler. Sin duda alguna, unos números que son un claro reflejo de todo lo que tiene que ofrecernos Drivy y de todos los beneficios que conseguiremos como usuarios de este servicio.

¿Cómo funciona Drivy y qué tengo que hacer para comenzar a disfrutar de todas sus ventajas?

Por otro lado, y a pesar de que el funcionamiento de Drivy sea muy fácil y accesible para todo el mundo (una de las explicaciones de su buena acogida entre los usuarios), cabe mencionar brevemente cómo funciona este servicio y cómo podemos alquilar un coche.

En ese sentido, lo primero que tendremos que hacer será crearnos una cuenta de usuario a través de la cual podremos gestionar nuestros alquileres en todo momento, para lo cual será necesario que indiquemos nuestro nombre y apellidos, nuestra dirección de correo electrónico y que elijamos una contraseña segura para acceder a nuestra cuenta.

Una vez que ya tengamos hecho nuestro registro, el siguiente paso será elegir el coche que estamos buscando, indicando en el buscador la fecha y el lugar en los que queremos el alquiler, el tipo de coche, el presupuesto que tenemos, etc.  Además, las opiniones de los otros usuarios nos servirán para decidir un coche u otro, y nosotros mismos podremos compartir  nuestra experiencia con el servicio cuando haya terminado nuestro alquiler.

Tras esto, y cuando hayamos elegido el coche o los coches que nos interesan, enviaremos una solicitud de alquiler al propietario del vehículo cuya respuesta tendremos que esperar. Cuantas más propuestas enviemos, más probabilidades tendremos de recibir una respuesta antes y de comenzar a disfrutar del alquiler. De hecho, cuando nuestra solicitud haya sido aceptada, tan solo tendremos que quedar con el dueño del vehículo para que nos entregue las llaves y el coche y para proceder a la firma del contrato (donde se especificará el precio, la duración, los seguros, etc. por los que se regirá el alquiler y que demuestran la profesionalidad y la seguridad de alquilar un coche a través de esta plataforma online). Y ya tendremos nuestro coche alquilado para comenzar a disfrutar del mismo.

Por último, cuando finalice el periodo de alquiler, la devolución del coche será igual de fácil. Tendremos que devolver el coche con el mismo nivel de carburante. De nuevo, volveremos a quedar con el propietario para entregarle las llaves y el coche, ajustaremos el precio final del alquiler (sólo si hemos recorrido una cantidad de km diferente a la indicada previamente) y firmaremos el contrato de finalización de alquiler con el que daremos por finalizada nuestra experiencia con Drivy. Una experiencia que como ya hemos comentado podremos contar dejando nuestra opinión en la propia página web de la plataforma para que así más personas puedan beneficiarse de la información de primera mano de los usuarios satisfechos.

Drivy: mucho más que un alquiler de coches entre particulares