El margen se estrecha en toda la Segunda B

El empate ante el Zamora en A Malata mermó la progresión del Racing
|

El cambio en el sistema de competición era uno de los grandes “atractivos” con los que esta temporada arrancó la Segunda División B. Un formato exprés, con fases muy cortas en las que no hay demasiado margen para enmendar errores, pero también con un sistema de “arrastre” de puntos que provoca que cualquier desliz tenga implicaciones futuras.

Las cuatro jornadas que se han disputado antes del primer parón del campeonato no son ni mucho menos definitorias de nada, pero sí dan para comenzar a sacar algunas conclusiones preliminares y quizás la más significativa es que, independientemente de plantillas, presupuestos o grandes aspiraciones, el margen entre todos los teóricos “aspirantes” es bien estrecho, tanto en puntos, como en juego.

Bien es cierto que escuadras recién descendidas como Deportivo, Racing de Santander o Numancia se han consolidado entre los mejores de sus grupos, pero su dominio no está resultando, ni mucho menos, apabullante y eso es un acicate para aspirantes como el Racing de Ferrol, que empezó la campaña de la peor forma posible, con una derrota frente al Pontevedra, pero que desde entonces ha ido de menos a más.

Por ello, a pesar de empañar estas cuatro jornadas con un empate y una derrota, sus siete puntos lo mantienen a solo tres de la cabeza, que ostenta, precisamente, el Deportivo de A Coruña. El cuadro herculino ha rentabilizado al máximo los cuatro goles que ha anotado porque, haciendo gala de la defensa más sólida del grupo –solo ha encajado un tanto–, se mantiene invicto con tres victorias, un empate y diez puntos. Eso sí, sufrir, ha sufrido lo suyo –igual que todos– para sacar adelante sus partidos.

Zamora y Pontevedra tampoco saben lo que es perder y, con dos triunfos y dos empates, están cumpliendo objetivos. Aunque las cosas serían muy distintas para los castellanoleoneses si, por ejemplo, no hubiesen rescatado "in extremis" dos puntos en su paso por A Malata.

 

Puntos

Cuando la Federación Española de Fútbol anunció que de la primera a segunda fase los equipos arrastrarían todos los puntos que hubiesen sumado hasta el momento, y no solo los alcanzados ante rivales directos –como acostumbra a suceder en el sistema olímpico– una de las grandes preocupaciones para algunos candidatos al ascenso era que el distinto potencial de los grupos originase agravios de puntuación. Una queja recurrente entre el Racing y sus compañeros del subgrupo 1-A, a priori mucho más reñido que el 1-B, en el que se esperaba que los “gallitos” ejerciesen un mayor dominio.

Sin embargo, tras cuatro jornadas, salvo el Langreo –solo ha disputado tres partidos–, el resto de formaciones ya han experimentado alguna derrota. Incluidos dos de los grandes aspirantes, la Cultural Leonesa y el Numancia quienes, a estas alturas, lideran el grupo junto al propio Langreo y el Lealtad, todos con siete puntos. Y es que en el grupo espejo del que milita el Racing de Ferrol, con el que se cruzará en el futuro –sea cual sea su posición–, solo un punto separa a los seis primeros clasificados, aunque esta clasificación, todo sea dicho de paso, está ligeramente “falseada” por los partidos que están aplazados.

La igualdad no es patrimonio solo del grupo primero, aunque estas cuatro jornadas han servido ya para que algunos aspirantes como el UCAM Murcia, Algeciras, Navalcarnero o Badajoz, postulen sus candidaturas. Todos ellos, con unos números muy similares a los Deportivo, lideran sus respectivos cuadros. Eso sí, todos se han dejado también algún punto por el camino en este arranque liguero. De hecho, solo dos de las 102 escuadras que forman parte de Segunda B han logrado pleno de victorias: la Real Sociedad (2A) y el Ibiza-Eivissa (3B), aunque en ambos casos les resta un partido pendiente por disputar.

El margen se estrecha en toda la Segunda B