El asistente personal de Cogami llega en Ferrolterra a cuatro usuarios

CHUF. Entrada do Arquitecto marcide. Presentación da campaña DisOrganic, de Cogami
|

La Confederación Galega de Persoas con Discapacidade (Cogami) ofrece a las personas en situación de dependencia un servicio de asistencia que facilita la vida diaria a quienes lo contratan. De esta opción son beneficiarias ahora mismo en Galicia 95 personas, aunque solo cuatro están en Ferrolterra (una en Fene y tres en Narón). Desde la entidad divulgan la importancia de este recurso dentro de su campaña “12 Chaves da Inclusión”, con la que, en 2020 –y celebrando su trigésimo aniversario– dedican un mes a un aspecto de su ámbito de trabajo. Febrero está dedicado, precisamente, a la autonomía personal.

“A asistencia persoal é un servizo de apoio humano que contrata unha persoa que ten necesidades de apoio para desenvolver tarefas da vida diaria”, explican desde Cogami. “Nace para fomentar a vida independente, promovendo e potenciando a autonomía da persoa beneficiaria”, añaden. Es esta persona la que controla el servicio y decide cómo planearlo, quién quiere que se lo preste y de qué manera, además de dar las instrucciones precisas. Tiene, por lo tanto, “control absoluto de todos os aspectos que competen á execución do servizo”.

Las tareas para las que está pensada la figura del asistente pueden incluir aspectos personales (como el aseo, el vestido, el levantamiento de cama, la ayuda para la alimentación, necesidades fisiológicas o medicación, entre otras), trabajo del hogar, acompañamiento en casa o en la calle, conducción o apoyo en la comunicación, para personas que utilizan el lenguaje de signos u otros sistemas alternativos.

Este recurso comenzó a ofrecerse en Cogami en 2007 y se necesita cumplir unos requisitos para poder tener acceso. La persona tiene que tener reconocida la situación de dependencia en cualquiera de sus grados y, además, debe estar capacitada para ordenar y supervisar las actividades del servicio. También es necesario solicitarlo a través del personal técnico de valoración de la dependencia, que es el organismo que deberá autorizar o no esta prestación.

La importancia de una figura como esta, para una persona con discapacidad, explican desde la confederación, estriba en que puede “ter o control da súa vida á hora de tomar decisións, vivir no seu domicilio, interactuar coa contorna, participar na vida pública, pode traballar, estudar, ter acceso ao lecer...”, afirman. “Permítelle ter o dereito de vivir unha vida independente nunha sociedade inclusiva, aspirando a que se respecte a súa liberdade para elixir onde e con quen quere vivir”.

De las 95 personas que en Galicia reciben este servicio, 46 son mujeres y 49 hombres, con edades entre los 18 y los 65 años.

El asistente personal de Cogami llega en Ferrolterra a cuatro usuarios