La épica del Northwest Trimán

Ironman As Pontes
|

Desde que hace dos años cruzó la meta detrás de Enrique Morán, Rafael Delaunay Gomes le tenía ganas al Norwest Trimán de As Pontes. Ayer pudo desquitarse imponiéndose en una prueba que en su quinta edición batió todos los récords de participación y asistencia de público. Un espaldarazo definitivo para el único “ironman” de Galicia que ayer congregó en la villa minera a cerca de setecientos hombres y mejores con un físico y una cabeza de hierro.
Lo primero se da por descontado para afrontar las colosales distancias que se mueven en la cita, sobre todo en la de larga distancia –3,8 kilómetros de natación, 180 sobre la bicicleta y 42,2 de carrera a pie–; lo segundo, un añadido indispensable para gestionar las fuerzas y sensaciones, buenas y malas, por las que cualquier deportista atraviesa en las casi nueve horas y media que duró la competición. Al menos para el campeón pues, algunos de los “extras” de lujo que completaron la clasificación hasta esas más de 600 plazas se fueron por encima de las quince horas.
Rafael Delaunay no. El luso, exhibiendo una superioridad abrumadora, completó el recorrido en 9 horas, 23 minutos y 14 segundos. Casi cuatro minutos y medio más rápido que Fernando Aiello, que ocupó la segunda posición; y a mucha distancia ya de Iván Pereira, que repitió el tercer puesto del pasado año.
A las 7:30 horas, con el cielo encapotado, los trescientos participantes de la larga distancia tomaron el lago pontés en una vorágine de aspavientos por posicionarse en un buen lugar. Delaunay Gomes logró situarse ya entre los mejores, completando la primera transición en la octava plaza, a casi cuatro minutos de la cabeza.
Pero no hicieron falta más que unos kilómetros de carrera para que las posiciones se fuesen afinando. Para entonces, el sol caía ya a plomo aportando más sufrimiento si cabe al esfuerzo de los deportistas que aún seguían en carrera.
El luso protagonizó un espectacular duelo con el vasco Miguel Otaegi, experto rodador, que comandó la carrera durante buena parte del segundo sector hasta que en los kilómetros finales del tramo ciclista Delaunay Gomes le dio caza para tomar las riendas de la competición. El portugués no volvería a abandonar el liderato. Con un ritmo imposible de seguir para ninguno de sus adversarios, puso tierra de por medio y completó en solitario lo que restaba de recorrido a pie.
Por detrás, remontando posiciones, Fernando Aiello y un Iván Pereira que supo administrar sus fuerzas para defender su lugar en el podio. Aitor Franco, noveno, fue el primer local en cruzar la línea de meta.

Clasificaciones
En el cuadro femenino, por segundo año consecutivo, Ana López de San Román se proclamó vencedora de la carrera de larga distancia, tras emplear 11 horas, 14 minutos y 58 segundos. Solo tres "valientes" concurrieron a la prueba en esta versión y todas ellas lograron subir a un podio en el que también estuvieron Mónica Mezquita y Olga Villanueva.
En la media distancia no se produjeron sorpresas. Jacobo Crego, habitual en los cuadros de honor de las pruebas de la Copa Gallega de media distancia y líder del campeonato autonómico de triatlón sin drafting se impuso en la cita masculina por delante de Luis Alberto Paredes y Juan Enrique García. En la femenina, la también líder del autonómico María Jesús Coya hizo buenos los pronósticos aventajando en casi 19 minutos a la segunda clasificada, Laura Cabarcos. Julia Muñoz fue tercera.

La épica del Northwest Trimán