Ninguno de los once imputados de Adif declaró ante el juez del caso Alvia

|

Ninguno de los once cargos de la cúpula del Adif en el año 2011, cuando se puso en servicio la línea entre Santiago y Ourense en la que descarriló el Alvia el 24 de julio de 2013, prestó declaración ante el juez instructor de la causa abierta tras la tragedia ferroviaria.

El juzgado de instrucción número tres de Santiago citó hoy al presidente de Adif en 2011, Antonio González Marín, y a Andrés Cortabitarte, responsable de la seguridad en la circulación, y ninguno de los dos prestó declaración.

Tampoco los nueve vocales del consejo de administración de Adif que formaban parte de la cúpula ese año y que fueron anteriormente convocados, Juan Ángel Mairal, Mercedes Caballero, Juan Carlos Cáceres, Félix Díaz, Carlos María Juárez, Gerardo Luis Gavilanes, Mercedes Rodríguez, Carlos Bartolomé y Javier Hurtado.

Todos ellos están imputados por la presunta comisión de un delito contra la seguridad colectiva y por ser hipotéticos partícipes en los de homicidio y lesiones. El accidente se registró a la altura del barrio compostelano de Angrois, en la víspera del Día de Galicia.

Los argumentos esgrimidos por todos ellos para no declarar, han señalado fuentes judiciales, son que todavía permanecen sin resolver por la Audiencia Provincial los recursos presentados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra sus imputaciones, y que sus letrados no han contado con el tiempo necesario para leer el sumario.

El magistrado Luis Aláez, que apura esta investigación puesto que en breve ocupará su nueva plaza en el juzgado de lo penal número uno de la capital gallega, ha seguido desde el primer momento una línea de investigación que apunta a una causa múltiple y no únicamente al despiste del maquinista imputado, Francisco José Garzón Amo, que no redujo la velocidad.

El letrado Manuel Prieto, uno de los abogados del gabinete jurídico que se ocupa de defender al maquinista que conducía el Alvia, espera que la Audiencia Provincial de A Coruña desestime los recursos presentados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra las imputaciones a once ex cargos de Adif.

Prieto ha señalado este mediodía que "posiblemente" el hecho de no declarar obedezca a la estrategia de esperar al nuevo juez, Andrés Lago, aunque se escuden en que quieren "esperar a la Audiencia".

El abogado Javier González, que representa a una de las asociaciones de perjudicados por el accidente ferroviario del Alvia, Apafas, ha subrayado hoy que la negativa a declarar de estas once personas que formaban parte de la cúpula de Adif en 2011 ha causado "más daño, dolor y frustración".

En el exterior de los juzgados compostelanos de Fontiñas, Javier González ha manifestado que esta circunstancia es "muy dura de encajar" y ha considerado que la Audiencia Provincial de A Coruña debería desestimar los recursos.

Ha aludido a los cuatro peritajes que han trascendido y coinciden en que la instalación de la seguridad implantada en la vía en la que se produjo el siniestro no era la idónea.

"Son muy claros en cuanto a deficiencias muy importantes en la curva de A Grandeira", ha dicho este letrado.

Consultado por la denunciada falta de colaboración de Adif, ha señalado que "se acogen a un derecho constitucional" y ha reconocido que las víctimas tenían la esperanza de que por su puesto declarase Andrés Cortabitarte, algo que no se ha producido.

Contaban que esto sí se diese "por su puesto y su cargo, que son absolutamente relevantes en relación con esta tragedia".

Javier González ha destacado la "excelente" instrucción del juez Luis Aláez, que sigue un criterio "absolutamente correcto".

Ninguno de los once imputados de Adif declaró ante el juez del caso Alvia