La lucha contra el fraude fiscal hace aflorar más de 144 millones de euros

|

El plan de lucha contra el fraude fiscal de la Xunta logró aflorar en 2017 un total de 144,2 millones de deuda no declarada, un 2,3% más que en 2016, según el informe de la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) analizado ayer por el Consello.
El Ejecutivo autonómico explicó que, durante su último ejercicio, este órgano incrementó un 21 por ciento la revisión de las autoliquidaciones de impuestos que presentan los ciudadanos respecto a 2016.
En concreto, la Xunta informó de que el ente tributario gallego comprobó más de 325.000 autoliquidaciones del impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) y del impuesto sobre sucesiones y donaciones (ISD), ya que ambos se concentran en la mayor parte de los ingresos tributarios gestionados por el Ejecutivo autonómico.

Documentos correctos
El informe indica que en 2017 el 91% de las autoliquidaciones revisadas por la Administración gallega eran correctas y no necesitaron modificaciones. Este porcentaje es prácticamente igual al del año anterior –el 92% correctas–, lo que, conforme señaló la Xunta, muestra que la inmensa mayoría de los contribuyentes en Galicia pagan correctamente sus impuestos.
Una vez revisadas las 325.000 autoliquidaciones de impuestos, en el caso de detectar que no es correcta, la Atriga realiza una liquidación para que el contribuyente tribute conforme a la legalidad. El número de liquidaciones efectuadas a raíz de una comprobación fue de 30.874 –20.194 en el impuesto de transmisiones y 10.680 en el de sucesiones y donaciones–, lo que supone un aumento del 24% respecto del año anterior.
Así, fruto de la labor del área de gestión, la Axencia Tributaria de Galicia detectó 111 millones de deuda no declarada. Por su parte, en el caso de los procedimientos de inspección, hicieron aflorar en 2017 un total de 33,2 millones.

Objetivos cumplidos
El Gobierno gallego también recordó que, en 2017, la Axencia Tributaria de Galicia activó un plan especial de control con el objetivo de recaudar veinte millones de euros. 
El informe presentado ayer confirma que este objetivo se cumplió ya que la Atriga obtuvo, a través de este plan, 32,2 millones de euros, de modo que la Xunta alcanzó 76,8 euros por cada uno invertido.
En cuanto al plan de control tributario para 2018, en el ámbito preventivo, la Atriga fomentará el uso de los servicios que la Axencia ofrece por vía electrónica, incluida la presentación de autoliquidaciones.

Notificaciones telemáticas
También potenciará la práctica de las notificaciones temáticas lo que, además de suponer un ahorro de coste de tiempo, redundará en una reducción considerable  del número de notificaciones devueltas y facilitará el pago mediante cargo en cuenta y domiciliación bancaria con el objetivo de facilitar al máximo el cumplimiento de las obligaciones tributarias.
En el ámbito de control posterior, el objetivo de Facenda será impulsar este año la comprobación de las reducciones subjetivas en el impuesto sobre sucesiones, además de la comprobación del origen en los fondos utilizados en los pagos en las transacciones inmobiliarias o verificación de que las renuncias a las herencias se ajustarán al dispuesto en el ordenamiento jurídico, entre otras novedades. l

La lucha contra el fraude fiscal hace aflorar más de 144 millones de euros