La cucaña marítima fue ayer la protagonista del programa de fiestas de Pontedeume

cucaña de las peras
|

La tradicional y esperada cucaña marítima fue ayer, junto con la quema del galán, una de las principales atracciones del programa de fiestas de As Peras, que desde este fin de semana convierte a Pontedeume en una de las mecas del ocio en la comarca.
El programa de mañana se inició con un nuevo recorrido por la villa de los mómaros y cabezudos al son de las gaitas, para a las 11.30 iniciar la misa solemne que estuvo seguida de una procesión con música de la banda local Charamela. Fue en torno a la una de la tarde cuando los más jóvenes quisieron mostrar su fuerza y sentido del equilibrio subiéndose al palo ensebado que se colocó en un barco situado entre el puente de piedra y el de hierro y ofreciendo un divertido espectáculo a quienes, desde tierra o desde otras embarcaciones, siguieron las evoluciones de los valientes. Los mejor preparados –o los que tuvieron más suerte– consiguieron hacerse con la bandera colocada en el extremo de la cucaña para acceder a uno de los premios otorgados por la organización.
El capítulo deportivo dejó ayer una exhibición de judo y un partido de baloncesto junior femenino y ya al anochecer la compañía de teatro Malasombra Producións representó la obra “Misión Sapiens”. La orquesta Alarma amenizó la verbena nocturna, que se prolongó hasta bien entrada la madrugada. 

La cucaña marítima fue ayer la protagonista del programa de fiestas de Pontedeume