El precio del oro usado sufre un bajón y obliga a cerrar la mitad de las tiendas

marta rodríguez está al frente de la tienda de compra-venta de oro de galiano, 60 daniel alexandre
|

El negocio de la compra-venta de oro usado se encuentra en horas bajas, después de un boom que escasamente duró tres años. A principios de 2010, en Ferrol había una única tienda específica y en poco más de un año se pasó a siete establecimientos dedicados, principalmente, a la compra del citado metal, como consecuencia de la crisis económica, que se cebó sobre todo con las familias con menos recursos.
Según la información recogida por este periódico, llegó a haber una docena de negocios, de los que ya solo quedan la mitad. Hay varias razones, siendo la principal que China e India, que eran los principales destinatarios del oro usado, han dejado de comprar, por contar con muchos excedentes.
Como consecuencia de ello, y ahí está la segunda razón, el precio del metal bajó considerablemente, alcanzando a principios de este verano unos mínimos de 14 euros el gramo, cuando en los mejores momentos del negocio había llegado a estar en 25 y 26 euros, o incluso más. La plata usada también está a un precio bastante bajo, de alrededor de veinte céntimos el gramo.
De ahí que, de entre los clientes tipo de estas tiendas de oro usado, los que lo vendían por necesidad y quienes lo hacían por negocio, por el elevado precio que llegó a alcanzar, estos últimos se hubiesen descolgado, de forma que solo quedan los que recurren a la venta para llegar a fin de mes.
Marta Rodríguez Piñeiro, responsable de la tienda situada en el número 60 de la calle Galiano, asegura que el descenso en las ventas radica en las razones expuestas anteriormente, y no en que el oro se haya agotado.
Desde su experiencia, explica que la bajada comenzó a notarse tras las pasadas navidades y se acentuó en el curso del pasado mes de julio, por el hecho de que, además de las razones antes señaladas, los inversores se fueron de vacaciones.
Ahora, a finales de agosto, las ventas de oro usado comienzan a repuntar, influenciadas por la vuelta al cole y la compra de libros y material escolar.
De todos modos, según Marta Rodríguez, ya no son aquellos lotes de 100 ó 150 gramos que se veían al principio, sino piezas sueltas que permiten a las familias salir del paso.
El propietario de la Joyería Rubén, situada en el Mercado Central de A Magdalena, coincide con Marta Rodríguez en el bajón experimentado en las ventas y en el precio del metal. Hace referencia, asimismo, a que China e India se refugiaron durante un tiempo en la adquisición masiva de oro a causa de los bajos intereses de los bancos, pero que, llegado este punto, han dejado de comprar. Lo confirmó a través de la Sociedad de Metales Preciosos, con sede en Madrid.
Otros profesionales del sector que prefieren permanecer en el anonimato se pronunciaron en el mismo sentido, justificando el cierre de los negocios del sector en el bajo precio del oro, “que no depende de nosotros, sino de la oferta y la demanda”, puntualizaron.

El precio del oro usado sufre un bajón y obliga a cerrar la mitad de las tiendas